Los Centros de Educación Técnico-Productiva (CETPROS) forman miles de jóvenes y los insertan en el mundo laboral en corto tiempo. Por su modalidad educativa, forman personas de bajos recursos para emprender y dar empleo a más peruanos. Por tanto, es un alto generador de puestos de trabajo.

De acuerdo con el Censo Educativo 2018, en el Perú hay 1,800 CETPROS, 808 de gestión pública y 992 privados, que cuentan con más de 250,000 estudiantes. El itinerario formativo de los CETPRO contempla 80% de parte práctica y un 20% de clase teórica. Por lo cual, resulta de mayor complejidad formar a los alumnos vía remota como lo dispuso inicialmente el Ministerio de Educación.

«Nuestros alumnos, en su gran mayoría, no cuentan con los medios para acceder cómodamente a una plataforma virtual, ya sea por falta de equipos (smartphone o computadora), porque no tienen acceso a internet y en muchos casos, se presentan dificultades en la conectividad, por las deficiencias en la señal existente en algunos distritos y provincias», explicó Víctor Hugo Montalvo, exvocero de la Asociación Unidos por los CETPROS y gerente general de Montalvo Group.

Victor Hugo Montalvo, empresario peruano y gerente general de Montalvo Group

Asimismo, añadió que la enseñanza 100% virtual en los CETPROS, provocaba que los alumnos no se animarán a estudiar en la modalidad a distancia y preferían esperar que las clases vuelvan de forma presencial.

CETPROS reinician actividades

En el marco de la fase 3 de la reactivación económica del país y mediante el Decreto Supremo N.º 117-2020-PCM, el Poder Ejecutivo autorizó la realización de talleres en los Centros de Educación Técnica Productiva con un aforo máximo equivalente al 50% de su capacidad habitual.

Esto, con la finalidad de complementar la enseñanza remota que se venía dando. Es por ello que, actualmente, estos centros de formación están operando 50% virtual y 50% presencial; es decir, en una modalidad semipresencial.

Según el exvocero de la Asociación Unidos por los CETPROS, para que esta medida se establezca, él junto con un grupo de CETPROS privados presentaron un protocolo de bioseguridad que buscaba garantizar la salud de los alumnos y trabajadores.

«En conjunto con un grupo de CETPROS privados hicimos todos los esfuerzos para que nuestra voz sea escuchada por el ministro Benavides, quien abogó para ser incluidos en la tercera fase de la reactivación económica. No era coherente que nos midan de la misma forma que una universidad o un instituto, son realidades totalmente diferentes», declaró Montalvo.

Situación del Instituto Montalvo

En marzo de 2020, el Instituto Montalvo contaba con 7,250 alumnos a nivel nacional. Sin embargo, con la llegada de la Covid-19 al país, esta cifra se redujo a un 2% en el mes de abril. A la fecha, tienen 3,150 alumnos activos a nivel nacional.

En Piura, el centro educativo propiedad de Víctor Hugo Montalvo, estuvo cerrado durante cinco meses y, en consecuencia, los docentes no pudieron laborar. Antes de la pandemia, el Instituto Montalvo contaba con 750 alumnos y, ahora, esa cifra se redujo a poco más de 300.

«Antes que la pandemia nos golpeara, se habían abierto grupos nuevos en el instituto. Lamentablemente, como la mayoría de nuestros alumnos venían de otras provincias, tenían miedo a viajar y contagiarse, y, por eso, decidieron dejar el instituto o congelar su matrícula hasta que esto pase», contó Sonia Chira Velásquez, profesora de la carrera de estilismo y cosmetología, y maquillaje profesional.

Modalidad semipresencial y protocolos de bioseguridad

Las clases virtuales en este centro educativo empezaron el 20 de mayo. Dos meses y medio después; es decir, exactamente el 5 de agosto, inició la modalidad semipresencial.

«Fue bastante difícil adaptarse a enseñar en esta modalidad virtual, sobre todo cuando, en nuestro caso, la mayor parte de los cursos son prácticos. También fue complicado para nuestros alumnos porque algunos no manejaban las herramientas virtuales», acotó Gisela García Palma, docente de la carrera completa desde el 2018.

A ello agregó que, actualmente, los alumnos que están matriculados son nuevos, pues quienes ya estaban por terminar su educación no quieren llevar las clases semipresenciales y se han retirado.

«Las clases son semipresenciales, es decir, los alumnos de un módulo tienen clases dos veces por semana. Lo normal sería que esos dos días vayan al instituto, pero no, ahora solo van un día y el otro es virtual. Antes, por cada clase, habían 25 alumnos y, ahora, el aforo máximo es de 13 alumnos por sesión», refirió la profesora Chira.

En lo que respecta a los protocolos de bioseguridad, el empresario sustuvo que «venimos cumpliendo a detalle lo estipulado en el D.S. 117-2020 y somos sumamente rigurosos, con nuestros alumnos y nuestros trabajadores».

Gisela García y Sonia Chira, quienes fueron las primeras profesoras en reincorporarse a Instituto Montalvo en la modalidad semipresencial, explicando una clase de corte de cabello

Gisela García y Sonia Chira fueron las primeras profesoras en reincorporarse en la modalidad semipresencial en Instituto Montalvo. Ambas coincidieron en que esta situación fue un reto tanto para alumnos como para maestros, pero lo bueno de ahora, cuatro meses después de reiniciar actividades en esta modalidad, es el ánimo de volver a las aulas y compartir sus conocimientos con sus alumnos.

«Como instituto, hemos establecido una serie de facilidades para aquellos alumnos que quieren continuar pero que por temas económicos no pueden. Queremos ser parte de la solución y somos conscientes de que la educación no puede parar. Por eso, impulsamos a todos nuestros alumnos a seguir estudiando con nosotros», finalizó Victor Hugo Montalvo.