Por T. N. Ezerskii y José Ipanaqué

Desde el 9 de febrero del 2021, la vacunación contra la Covid-19 en el Perú ha progresado a paso firme, con más de 8 millones de peruanos inoculados hasta el 31 de agosto. Una de las preocupaciones más comunes entre los peruanos son los efectos secundarios de este medicamento, que generalmente aparecen tras la segunda dosis de la vacuna.

Según el médico infectólogo César Guerrero, las vacunas tienen efectos secundarios y generan anticuerpos. Por ejemplo, los que recibieron la vacuna Pfizer presentan un 5% de efectos secundarios pasajeros: dolor en el lugar de la aplicación de la vacuna, malestar de cuerpo y otros. Un ejemplo de estas dolencias es la comunicadora social Doris Carhuapoma, de 58 años, que afirmó presentar fiebre, dolor de brazo, malestar generalizado y molestia en las articulaciones tras aplicarse la primera dosis de Pfizer. También manifiesta que sus efectos secundarios desaparecieron después de 3 días.

A su vez, Cristina Rivas Gutiérrez, de 57 años, se inoculó con la vacuna Sinopharm. Sin embargo, después de aplicarse la primera dosis presentó efectos secundarios. Jaquelin Anastacio Rivas, hija de Cristina, cuenta que, durante 2 o 3 días, su madre presento malestar, dolor en el brazo donde se aplicó la vacuna y dolor de riñones.

En esta nota te contaremos cuáles son las mejores estrategias de alimentación y autocuidado para asegurar que tu cuerpo esté preparado antes y después de la inmunización.

¿Cómo debo cuidarme antes de la vacuna?

Mantener una hidratación adecuada es uno de los factores indispensables para mejorar el bienestar antes, durante y después de la vacuna. Expertos entrevistados por el portal Bustle recomiendan estar adecuadamente hidratado porque no solo evitará el malestar, sino que también puede contribuir a acortar la duración y la intensidad de los efectos secundarios más comunes, como la fiebre y el dolor muscular. 

Con respecto a los alimentos, el Ministerio de Salud afirma que no hay evidencia para restringir ningún tipo de comida antes o después de la vacuna. Sin embargo, una dieta muy balanceada y nutritiva es importante para apoyar al sistema inmunológico. Las recomendaciones más comunes son evitar el consumo excesivo de comidas procesadas y las grasas saturadas. Estos alimentos se pueden reemplazar con frutas, verduras, proteínas y alimentos ricos en vitamina C.

Por su parte, la nutricionista del hospital Elpidio Beróvides Pérez (Trujillo), Tatiana Nizama Mena, indica que hay que consumir alimentos con respuesta antinflamatoria. Las opciones antinflamatorias que recomienda la nutricionista son cinco. Primero, la cúrcuma, por sus propiedades antinflamatorias y anticancerígenas. Segundo, los aceites vegetales como el aceite de oliva extra virgen, que aporta omega3. Tercero, los pescados pequeños que se alimentan de algas, los cuales deben estar bien cocidos. Luego, los cereales integrales que aportan fibra. Finalmente, las frutas y vegetales, la primera fuente de vitamina C, aquí tenemos el camu camu, arándanos y el kiwi. Se recomienda consumir tres frutas al día y dos porciones de verduras de diferente color.

Otro factor que afecta a las consecuencias de la vacunación es la cantidad de sueño que puedas recibir. Los inmunólogos suecos Christian Benedict y Jonathan Cedernaes expusieron que, además de mantener una dieta saludable, dormir lo suficiente la noche anterior a la vacunación es fundamental e incluso más importante que cualquier comida. La falta de sueño puede generar estrés excesivo y disminuir el funcionamiento del sistema inmune. Por lo tanto, se recomienda mantener una rutina saludable de sueño de al menos 7 u 8 horas.

Infografía: T. N. Ezerskii

¿Qué debo evitar?

Es muy importante evitar las bebidas alcohólicas antes y después de la vacuna. Según el portal The New York Times, el alcohol afecta negativamente al sistema inmunológico y existe la posibilidad de que la respuesta inmunitaria a la vacuna no sea tan eficaz si hay un exceso de alcohol en el cuerpo. Además, el consumo de esta sustancia puede empeorar los efectos secundarios más comunes como la fatiga, las náuseas y el dolor de cabeza.

Además, la plataforma Business Insider recalca que es vital no consumir comida poco saludable que empeore los posibles efectos secundarios, como alimentos excesivamente condimentados, azúcar y grasas saturadas. Si las náuseas atacan después de la segunda dosis, es preferible comer platillos ligeros y evitar la comida rápida.

Por último, de ninguna manera debes dejar de protegerte. A pesar de ser muy efectivas, ninguna vacuna tiene la garantía de funcionar a un 100%. Por lo tanto, debes continuar con los cuidados preventivos y protocolos de bioseguridad. El Ministerio de Salud recalca que, a pesar de ya estar vacunado, debes seguir usando doble mascarilla, lavarse y desinfectarse las manos con regularidad, mantener el distanciamiento social y evitar las aglomeraciones.