Según el Grupo Educación al Futuro (GEF), a finales del 2020, 5 mil colegios privados cerraron sus puertas.

Por Maria Gracia Ponce y Kely Cordero

El año pasado, como parte de las medidas tomadas para frenar la pandemia de la Covid-19, los colegios cerraron sus puertas durante el mes de marzo. En abril, las clases reiniciaron de manera virtual para las instituciones educativas privadas. Según el Ministerio de Educación, ese mismo año, 335 mil estudiantes fueron traslados de colegios privados a públicos. Además, según el Grupo Educación al Futuro (GEF), el 20% de colegios privados a nivel nacional quebraron y cerraron a fines del 2020. Con este panorama, el Estado ha dado inicio a un lento proceso de educación semipresencial.

“Antes de pandemia éramos 8 maestras, 9 auxiliares, un vigilante de día y otro de noche, el contador, el jardinero, la secretaria, la psicóloga y un responsable del departamento de marketing. De pronto vino la pandemia y nos quedamos tan solo tres profesoras. Fue una situación muy complicada”, narra Rocío Hende, directora, profesora y promotora del Jardín “Kinder Smile”.

De regreso a clases

El 7 de julio del 2021, se publicó la Resolución Ministerial 245-2021-MINEDU, en la cual se aprobó la “Estrategia para el buen retorno del año escolar y la consolidación de aprendizajes 2021-2022: BRAE-CA 2021-2022”, donde se marcaron las pautas para poder retornar a las aulas. Sin embargo, no ha sido hasta el mes de septiembre cuando la semipresencialidad empezó a dar sus primeros pasos en los colegios de Lima Metropolitana. En total, fueron 19 escuelas, de las cuales 14 eran particulares y cinco públicas, las que comenzaron el retorno a la modalidad presencial.

Antes de la resolución, según el MINEDU, en noviembre del año 2020, estudiantes de zonas rurales, en su mayoría de colegios nacionales, tuvieron acceso al servicio educativo semipresencial. Para julio del 2021, 109, 922 estudiantes tuvieron acceso a las aulas en un total de 2,613 colegios ubicados principalmente en zonas rurales con poco acceso a la conectividad en las regiones de Amazonas, Ayacucho, Cusco, Huancavelica, Huánuco e Ica. Asimismo, en Junín, Loreto, Madre de Dios, San Martín, Ucayali, Arequipa y Moquegua.

Las zonas con limitada conectividad han vuelto a modalidades semipresenciales o presenciales Fuente: Andina

De igual manera, el 27 de julio de este año, se aprobó la Resolución Ministerial 273-2021-MINEDU, la cual modificó la Resolución 121-2021-MINEDU “Disposiciones para la prestación del servicio en las instituciones y programas educativos públicos y privados de la Educación Básica de los ámbitos urbanos y rurales, en el marco de la emergencia sanitaria de la COVID-19”.

Infografía: Maria Gracia Ponce Zuloeta

Estas disposiciones establecen lo que necesita una institución educativa para poder aperturar de manera semipresencial sobre la base de cuatro principios:

  • Seguridad, cumpliendo un conjunto de medidas sanitarias, epidemiológicas, y protocolos de prevención de bioseguridad para los tipos de servicio.
  • Flexibilidad, adaptándose a los cambios en función de las características, necesidades y condiciones de la o el estudiante y su contexto. Teniendo en cuenta también las consideraciones pedagógicas, socioemocionales, de gestión escolar y los tipos de prestación de servicio.
  • Gradualidad, el traslado del servicio de educación a distancia al presencial, y viceversa, de acuerdo a las condiciones epidemiológicas.
  • Voluntariedad, teniendo en cuenta que el retorno a las aulas es una decisión de las familias en coordinación con la comunidad educativa.

A pesar de ya haberse implementado las directivas, muchas escuelas aún están inhabilitadas. Para la especialista de la UGEL, Jesica Peltroche, el panorama de semipresencialidad para el año escolar 2022, representa un futuro incierto.

“Para que los colegios privados retornen, al igual que los nacionales conlleva todo un proceso. Tienen que elaborar un plan de implementación para el retorno, donde tienen que mirar varios aspectos, uno de ellos es el contexto en el que se desenvuelve la escuela. Lo otro es el tema de infraestructura de la escuela, o sea que tan preparada está para que se respeten los protocolos de bioseguridad, el distanciamiento, la ventilación adecuada. No todas las escuelas lo tienen, las escuelas grandes tal vez”, asegura Peltroche.

Para el regreso a las aulas, se tienen que cumplir requisitos como el área mínima ocupada por persona para asegurar el distanciamiento físico de dos metros a cada lado, es decir, 4 m2 por persona. De igual manera, según el documento de directivas, los programas educativos deben desarrollar las actividades presenciales en espacios abiertos o en aulas con puertas y ventanas posicionadas en puntos opuestos que permitan la circulación del aire.

Infografía: Maria Gracia Ponce Zuloeta

El ministro de Salud, Hernando Cevallos en una entrevista en RPP, afirmó que ha recomendado al MINEDU, no acelerar el retorno a clases para este año. “Se pueden ver modelos pilotos, pero no estamos en condiciones de clases presenciales de manera global. Para el próximo año vamos a ver las condiciones de los colegios y mejorar las condiciones para comenzar en marzo del 2022”, afirmó.

A la fecha, según las actas de los Consejos de Ministros mostradas en el programa Punto Final, existen 319, 943 estudiantes que se encuentran en alto riesgo de interrumpir sus estudios en el 2022. La educación sigue estando en números rojos y ninguna medida actual parece reducir este problema.

Ante ello, León Trahtemberg, especialista en Educación, indica que las normas establecidas por los ministerios no tienen relación con la realidad en Perú. “En otros países los colegios tal cual están funcionando, el problema es que las normas que se han impuesto en el Perú son normas de escritorio, que no pisan la realidad… Y los colegios que están pudiendo abrir son realmente excepciones, o sea han creado tal cantidad de obstáculos que los que pueden cumplir con ellos son muy poquitos”.

¿Un regreso a las aulas necesario?

Para Trahtemberg, el regreso a las aulas es necesario. El especialista explicó la necesidad que tienen los niños de poder construir una «dinámica social» en los colegios.

«Los niños pequeños aprenden a hablar y a relacionarse juntándose entre sí, aprenden a entender al otro, a compartir, a esperar su turno… Todo eso, al estar ausente reduce el mundo de construcciones neuronales de los chicos, la amplitud de sus habilidades sociales, daña su salud mental y les pone límites»

Entrevista a León Trahtemberg:

 

El miedo del retorno a clases es la posibilidad de enfrentar las consecuencias del contagio de la Covid-19. Sin embargo, el Doctor Elmer Huertas, en una entrevista con el Comercio, afirmó que “los niños pueden contagiarse, enfermar y ser hospitalizados, pero –aparte del raro síndrome multiinflamatorio sistémico infantil– los niños presentan baja morbilidad y mortalidad”. Para este regreso a las aulas se debe poner en una balanza “el riesgo de enfermarse y el daño emocional causado por la falta de instrucción y la socialización de los niños. La balanza parece inclinarse al lado de la salud mental del niño”.

Es necesario recordar que en el último Estudio sobre la Salud Mental de Niños y Adolescentes 2021 del Ministerio de Salud y Unicef, 3 de cada 10 niños y adolescentes entre 6 y 17 años ha tenido algún problema de salud mental en el contexto de pandemia. De igual manera, 4 de cada 10 menores que no han logrado adaptarse a la educación virtual, están propensos a desarrollar problemas de salud mental y 7 de cada 10 menores con padres que padecen depresión, han presentado un problema de este tipo.

Colegios Privados en Crisis

En el 2020, según el Ministerio de Educación, 705,000 niños, niñas y adolescentes interrumpieron sus estudios. Además, con los efectos que tuvo la pandemia en la economía de las familias, a finales del año pasado, la matrícula pública creció en 500 mil estudiantes.

Esta crisis generó el cierre definitivo de colegios privados. Según las afirmaciones de Edgardo Palomino, director de la Asociación de Colegios Privados (ACOPRIL), fueron 5 mil colegios privados cerrados, es decir el 20% de colegios en Perú. En el nivel inicial, las cifras aumentaron, el 2020 finalizó con 60% de instituciones educativas de nivel inicial, cerradas.

Infografía: Maria Gracia Ponce Zuloeta

Según Jesica Peltroche, especialista de nivel inicial de la UGEL, el cierre de estos colegios se debió a distintas causas. “La educación inicial en el Perú no es obligatoria, si un niño no estudia inicial y va a primer grado de frente lo tienen que recibir, porque es un derecho y no hay condición en eso. Partiendo de ahí, muchos papás retiraron a sus niños del jardín privado. Tengo la experiencia de unos colegios pequeños que, de 40 niños se quedaron con tres niños, era insostenible que puedan seguir trabajando porque no tenían como pagar al personal”.

Rocío Hende, promotora y directora del Jardín Kinder Smile, se enfrentó a esta situación tras la pandemia.

“Se tuvo que devolver matrículas y pensiones. En mi aula de 3 años, teniendo 30 niños matriculados, nos quedamos con 10. En el aula de 4 y de 5 fue igual. Fue bastante complicado, además de tener 8 maestras, solamente quedamos 3 y ninguna auxiliar. Antes eran 9 auxiliares, una secretaria, un contador, jardineros, vigilantes. Mucha gente que se quedó sin trabajo, no había forma. El 2020 y el 2021 han sido años bastante complicados, la pandemia nos ha afectado muchísimo”, comenta al revelar la situación que tuvo que pasar su empresa durante la pandemia.

Entrevista a Rocío Hende:

 

Trahtemberg explica que una de las causas del cierre de estos colegios privados, ha sido un problema de costos. “Por un lado, el gobierno obligando a los privados a reducir pensiones de manera arbitraria, yo creo que inconstitucional, violando los acuerdos entre padres y colegios, lo que obligó a reducir notablemente la viabilidad del servicio”. A este problema, se le sumó la situación económica de las familias por la pandemia ya que estas “no tenían los ingresos habituales y no podían pagar los colegios. Entonces la combinación de ambas cosas ha hecho que muchos colegios no puedan sostenerse financieramente”, remarcó.

Entrevista a León Trahtemberg:

 

La educación privada: un camino hacia la pluralidad

¿Qué es lo que diferencia la educación nacional de la privada? Según un artículo de Edistio Cameré, educador y psicólogo, publicado en el diario oficial El Peruano, la educación privada tiene como objetivo ejercer el principio de libertad de enseñanza establecido en la Constitución del Perú.

“Este pluralismo se expresa en la posibilidad de crear colegios y en una oferta educativa basada en valoraciones, axiologías o ideologías. Es esta pluralidad la que hace posible la libertad de enseñanza: permite la fundación y dirección de centros educativos y la potestad de dotarlos de un ideario o cultura propia”, señala Cameré

La educación privada no tiene como objetivo competir con la educación pública. El Dr. León Trahtemberg, explica que ambas coexisten y ofrecen realidades de enseñanza distintas en el contexto peruano. «En el Perú, la educación pública es muy centralizada, muy reglamentada, porque la maneja el Ministerio de Educación directamente. En la educación privada, independientemente de que se pague o no, es una oportunidad para quienes quieren ofrecer un servicio educativo distinto al estatal y para quienes quieran consumir una propuesta educativa distinta… Esto es, no solo lo más democrático, sino lo más respetuoso del derecho de los padres de decidir qué tipo de educación consideran mejor para sus hijos a partir de parámetros que todo país tiene que tener para su educación».

En la pandemia, la experiencia de la educación privada ha variado según los colegios mostrando su pluralidad. “Las maestras (de colegios privados) tenemos libertad y la escuela nos brinda soporte para poder innovar. Hemos podido hacer estrategias innovadoras en lectura, escritura, cálculo y habilidades matemáticas. Esto es maravilloso porque es un abanico de muchas posibilidades para que los estudiantes logren mejores aprendizajes”, indica la profesora de nivel inicial y primaria, Luz Carpio, en relación a su experiencia como docente de una institución educativa privada.

Testimonio de Rocio Hende, directora y promotora de Institución Educativa Inicial «Kinder Smile»:

El retorno a clases es gradual, segura, flexible y voluntario. Fuente: Andina

Colegios privados: una realidad desigual

Hablar de la educación privada, es complejo. Según las estadísticas del 2019 del Sector Educativo del Ministerio de Educación, se puede segmentar a los colegios privados por los montos de pensiones que cobran por alumno. En Perú, tan solo el 1% cobra montos superior a 1000 soles mensuales. El 4% de colegios cobra montos entre 500 soles y 1000 soles, el 33% tiene una pensión entre 300 soles y 500 soles. La mayoría de colegios privados en el país, el 63%, cobran pensiones menores a 200 soles mensuales. 

Según Urpi Torrado, gerente de Datum, antes de pandemia, existía un aumento de padres de familia matriculando a sus hijos en colegios privados.  «Mientras que la insatisfacción con los colegios públicos es altísima, 51%, en el caso de colegios privados la satisfacción es 73%. Por otro lado, la percepción de mejora de la educación pública en el presente gobierno es pequeña, 15%. No es significativa», indicó Torrado en entrevista con RPP al mencionar la encuesta realizada por Datum el 2019. 

Por su parte, el Magister en Educación Luis Guzmán Trelles, mencionó que, se debe precisamente al nivel de aceptación que existe por parte de los padres de familia hacia los colegios privados, por lo que a pesar de la pandemia la mayoría de estas instituciones se han mantenido en la actualidad y no han cerrado sus puertas.

“El éxito de las actividades y/o acciones pedagógicas, administrativas que emplee o que emprenda un colegio privado tiene que ver con la respuesta de los padres de familia como usuarios de la educación y esa respuesta se mide en términos económicos”, asegura Guzmán.

Entrevista a Luis Guzmán Trelles:

Del mismo modo, el Magister se refirió a la experiencia en el uso de plataformas virtuales por parte de algunos colegios privados. “Los colegios privados, sobre todo grandes, han tenido éxito en este contexto de la pandemia porque han sabido adaptarse de manera muy rápida a la educación virtual. De hecho, los colegios privados grandes tuvieron respuesta mucho más inmediata a la continuidad educativa, porque varios de ellos ya tenían experiencia en el uso de plataformas virtuales”

No ocurrió lo mismo en el caso de los colegios estatales, ya que la mayoría de ellos no cuenta con las herramientas necesarias para brindar una educación virtual. Además, una gran parte de los maestros no estaban capacitados ni preparados para una enseñanza remota, al igual que los estudiantes.  Según Willian Bayona, Decano del Colegio de Profesores de Piura, cuando se declaró el Estado de Emergencia, en marzo del 2020, los 9.9 millones de estudiantes peruanos dejaron de asistir de manera presencial a sus clases y comenzaron a recibir una educación virtual, improvisada, deficiente y que agudizó las brechas desiguales ya existentes. Asimismo, según estudios del INEI, a nivel nacional, solo el 40,1% de hogares tienen acceso a Internet, por lo tanto, no todos cuentan con las mismas condiciones para aprender.

El retorno a las aulas se da de manera semipresencial, en horarios lectivos reducidos. Fuente: Andina

Por lo tanto, para Guzmán fueron los colegios privados los que lograron dar una mejor respuesta a la educación remota debido a los recursos tecnológicos, y al lineamiento de las tecnologías de información y comunicación que ya se encontraban bastante vigentes en estas instituciones. Fue por este motivo por el que muchos padres de familia optaron por dar continuidad a la educación que recibían sus hijos en estos colegios privados.

En una entrevista realizada el año pasado por el diario Gestión.pe a José Urbina, presidente de la Asociación de Promotores de Instituciones Educativas Privadas (Anpiep), explicó que cerca de 30 colegios privados a nivel nacional cerrarían este 2021 a causa de un alto nivel de morosidad en el pago de pensiones que oscila entre 70% a 80%. Cabe indicar que, este gremio agrupa a 300 colegios de los sectores socio económico C y D.

“La mayoría de colegios privados ya han bajado sus pensiones entre un 20% y 30%, y es imposible bajar más ya que se está tocando la estabilidad laboral de los propios docentes. La mayoría de colegios que están en camino a cerrar son escuelas privadas pequeñas, la mayoría presta servicio de inicial y primaria ante la alta morosidad que oscila entre 70% y 80%. El 80% son de inicial”, manifestó Urbina.

En este sentido, resulta muy complicado para los colegios privados lograr la supervivencia, sobre todo, para aquellos que superen niveles de morosidad del 80%. ¿Qué trae esto consigo? El cierre de los colegios, lo que significa dejar sin trabajo a profesores, auxiliares, personal de limpieza entre otras personas que lo conforman.

«Una gran cantidad de nidos han cerrado que va a ser muy difícil reabrir, porque no se trata de que yo cierro el nido y al día siguiente lo vuelvo abrir, y ya tengo a los alumnos de siempre, profesores de siempre. Es toda una reconstrucción de todo un segmento de profesores y alumnos que han perdido su opción educativa», precisó León Trahtemberg.

Sin embargo, el cierre de colegios no fue la única consecuencia que se generó a causa de la pandemia. Este 2021, según informó el Ministerio de Educación, más de 150,000 estudiantes de colegios privados se trasladaron a colegios públicos. Esto fue posible gracias a que el Minedu puso a disposición de las familias que fueron perjudicadas económicamente, una plataforma oficial para conocer las vacantes disponibles y asignadas a estudiantes que requerían de un trasladado.

Por su parte, Luis Guzmán se refirió también a que, la economía de los padres de familia se vio afectada debido a que la mayoría de ellos se dedica a trabajos informales, un sector que ha sido duramente golpeado por la pandemia.

Entrevista a Luis Guzmán Trelles:

 

Un camino hacia la semipresencialidad

Para muchos, el retorno a clases en modalidad “semipresencial” sería lo más conveniente para los estudiantes. Como es el caso de Ana De Mendoza, representante de Unicef en Perú, quién mencionó que “lo ideal sería volver a la presencialidad lo antes posible. Hacerlo de una manera progresiva, híbrida y por grupos burbuja, como en muchos otros países donde se ha demostrado que las escuelas son los lugares más seguros. Las escuelas deberían ser lo último en cerrar y lo primera en abrir” sostuvo.

Infografía: Maria Gracia Ponce Zuloeta

Sin embargo, para Luis Guzmán la semipresencialidad, que se avizora como una solución a este confinamiento en el que se encuentran los estudiantes, también podría traer consigo algunos inconvenientes. Para retornar a las aulas es necesario implementar los métodos, procedimientos y estrategias pedagógicas, sumado al uso de medios virtuales, que actualmente ya se vienen utilizando tanto en instituciones privadas como públicas.

“(La semipresencialidad) definitivamente requiere de un mayor presupuesto para los colegios porque tienen que reinventarse, reimplementarse, y adquirir plataformas que tienen un costo (adicional), para que los estudiantes puedan acceder con mayor facilidad a sus clases virtuales” indicó Guzmán.

Asimismo, se refirió también a que en el caso de una semipresencialidad en los colegios privados va a requerir de un presupuesto extra, ya que se deberá implementar también recursos de cuidado o de protocolo de bioseguridad, lo que definitivamente requiere de un costo adicional.

Entrevista a Luis Guzmán Trelles:

 

A diferencia de los colegios privados que deben utilizar sus propios recursos para proveerse de útiles necesarios para el retorno a clases, en el caso de los colegios públicos, el Ministerio de Educación es el encargado de solventar la adquisición de estos recursos que son los kits de higiene a través del programa de mantenimiento de locales educativos 2021.

Uno de los temas que más preocupa con respecto al retorno a clases, es la vacunación. A pesar de que a los maestros se les dio la prioridad y ya cuentan con la dosis completa, no es el caso de los estudiantes quienes hasta el momento aún no han completado las dosis correspondientes. 

Ante una semipresencialidad, el titular del sector de Salud, Hernando Cevallos, consideró que lo más conveniente para un regreso a las aulas es que se dé el próximo año. En ese sentido, se le recomendó al sector de Educación que no agilice el retorno a clases presenciales. 

En este sentido, el Minedu indicó que, pese a que los docentes ya están vacunados contra el coronavirus, este no es un factor determinante para el regreso a las clases presenciales. Asimismo, como se mencionó al inicio, este retorno no tiene un carácter obligatorio, ya que dependerá de las condiciones epidemiológicas, sociales y de bioseguridad de cada territorio y es una decisión que corresponde a la comunidad educativa y a las autoridades regionales y locales.

Asimismo, el Ministerio encargado ha planteado un posible retorno a clases presenciales y semipresenciales en las tres modalidades que brinda el servicio educativo:

  • A distancia: En este servicio educativo, los estudiantes no comparten el mismo espacio físico con sus compañeros y docentes, para el desarrollo y logro de sus competencias. En este caso, se aplican las clases exclusivamente en modo virtual.
  • Semipresencial: En esta modalidad de servicio educativo, las instituciones educativas combinan acciones a distancia como lo son las clases virtuales y las actividades presenciales para el desarrollo de las competencias de los estudiantes.
  • Presencial: Se refiere a una modalidad donde los estudiantes retornarán de forma gradual de acuerdo con las condiciones de contexto, ya que esto implicaría una asistencia presencial de forma diaria, con un horario máximo de 4 horas cronológicas entre otras.

Mira el siguiente video: