Perú es un país altamente sísmico. En lo que va del año se han detectado 577 sismos que van de intensidades leves a moderadas, según el Instituto Geofísico del Perú (IGP). Recientemente esta entidad publicó el mapa de acoplamiento sísmico; donde Piura presenta la porción más pequeña de acumulación de energía en contraste con la zona costera de Lima donde se espera un megaterremoto superior a los 8°.  Los resultados del IGP dan pie a una serie de preguntas ¿el mapa debería brindar tranquilidad a los piuranos? ¿Qué pasaría si ocurriera un sismo de gran intensidad? ¿Los piuranos tienen la información y los recursos para afrontarlo?

¿Cuáles son las zonas vulnerables en Piura en caso de sismos?

El sismo de Sullana ocurrido el pasado 30 de julio dejó una pequeña muestra de lo que podría pasar. Para Cesar Chonate, jefe del Instituto Nacional de Defensa Civil en Piura, un sismo de mayor intensidad produciría grandes estragos:

“Si con un 6.1 ha generado tanto daño, imagínate con más. Casas de adobe, pero mal construido, mal material y todo eso suma. En otros casos se han instalado en zonas no aptas, se presenta la licuefacción de suelos.”

Este fenómeno genera que el suelo tome una textura similar al agua generando el derrumbe de construcciones y en ocasiones el hundimiento de las mismas. Dado que el suelo de la región Piura se caracteriza por ser arenoso y en las profundidades existen importantes pozos de agua; cuando se produce un sismo ambos elementos fluyen haciendo perder la firmeza del suelo. Por ejemplo, el 20 de agosto del  año 1857 se produjo un sismo de fuerte intensidad en la región que generó la abertura de la tierra de donde emanaron aguas negras. 

A lo largo del tiempo Piura ha sido escenario de fuertes eventos sísmicos. Así lo señala el presidente ejecutivo del Instituto Geofísico del Perú, Hernando Tavera:

“En el caso de Piura, históricamente ha habido sismos muy fuertes. Creo que el sismo de mayor importancia es el que ocurrió en 1928; generó niveles de sacudimiento muy fuerte en la región Piura, que incluso produjo cambios en el cauce del río cercano de la ciudad y generó deslizamientos muy importantes en la zona costera”.

El sismo al que hace referencia tuvo como epicentro Chachapoyas; sin embargo, su radio de perceptibilidad fue de 725 km² que incluso llegó a percibirse en la ciudad colombiana de Túquerres. El movimiento afectó principalmente provincias de la sierra de Piura, como Huancabamba donde se produjo la destrucción de viviendas de adobe. 

De acuerdo con el mapa de acoplamiento sísmico publicado por el IGP en agosto: Piura no presenta una zona considerable de acoplamiento. No obstante, los resultados del IGP muestran las zonas donde se produciría sismos mayores a los 7 grados. En este sentido, Hernando Tavera advirtió:

 “Sismos de menor magnitud a 7° pueden ocurrir cerca de la zona costera, epicentros en la misma región –Piura– o en la región de Tumbes, Lambayaque que de alguna u otra manera va a afectar a la región Piura”. 

Fuente: Instituto Geofísico del Perú

Pero este no es el único peligro que espera Piura. De producirse el megaterremoto pronosticado para Lima, la zona costera de Piura recibiría un tsunami, indicó el director del IGP.

Frente a un fuerte sismo, las zonas más vulnerables de Piura dada la saturación y características del suelo (arenoso con algo de limo) son: los alrededores de la Laguna Santa Julia, Laguna Coscomba y Quebrada El Gallo. Además, se suman los asentamientos humanos de El Indio, María Goretti, Primavera I Etapa y parte del casco urbano de Piura, en los alrededores de la intersección de la Av. Sullana y la Av. Panamericana Norte.

Estos lugares están catalogados en “peligro extremo”, la categoría más alta del “Informe principal del Estudio mapa de peligros de Piura” elaborado por el Instituto Nacional de Defensa Civil en conjunto con el  Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Mientras  que la parte Nor-Oeste de la ciudad de Piura y el este de Castilla (hacia la carretera de Chulucanas)  se encuentran en “peligro medio”.

Las características del suelo no son los únicos factores que se emplean para medir el riesgo de una zona frente a un sismo. Según el estudio “Análisis y evaluación de los patrones de sismicidad y escenarios sísmicos en el borde occidental del Perú” también influyen la escasa cultura de la prevención, la calidad y el tipo de construcciones (materiales, diseño, antigüedad) y la morfología del terreno (construcciones en laderas, riberas y quebradas).

Sismo en Sullana: Una llamada de atención

El sismo del último 30 de julio golpeó muy fuerte a la población de Sullana y a los rededores, pues a pesar de que este fue de 6.1 grados, los pobladores vivieron momentos de terror al ver como algunas viviendas colapsaban y la gente huía despavorida sin saber qué hacer.

Además, las constantes réplicas en la zona incrementaron el miedo de la población y decidieron dormir en las calles. Por ello, el alcalde indicó que realizaron un pedido de carpas, triplay, calaminas, alimentos y enseres de primera necesidad para apoyar a la población, pues la ayuda que llegó en un primero momento no fue suficiente.

 “Nuestra población todavía sigue durmiendo en las calles. Nosotros hemos puesto carpas, pero la mayor parte no la tiene. Hay bastante necesidad”, indicó el alcalde.

Ante ello, el alcalde señaló que ya han dado a conocer a Indeci que requiere se amplíe el padrón de beneficiarios de módulos que entregará el Estado. No obstante, el jefe del Instituto Nacional de Defensa Civil, Cesar Chonate, manifestó que su institución no se encarga de la construcción ni entrega de módulos de viviendas, pues esto es tarea del Ministerio de Vivienda.

Cada sector maneja y actúa con sus propios recursos. Los módulos de vivienda corresponden al ministerio de vivienda, ellos ven donde saca su presupuesto. Si hay colegios que necesitan reparaciones o reconstrucción de alguna área lo tiene que ver el Ministerio de Educación. Cada sector actúa dentro de lo que es su competencia”, afirmó Cesar Chonate.

Foto: Deris Periche

Por otro lado, el regidor del distrito de Jibito, Pablo Rosales, resaltó que la población necesita atención psicológica, ya que después de “muchas replicas”, los ciudadanos han manifestado el temor que sienten ante la posible llegada de un sismo de mayor magnitud.

“La población quedó asustada. Los niños estaban asustados, vino la ministra de la mujer para ver cómo podían ayudar a los niños psicológicamente y sí vieron todo el tema. Pero por ahora no hay campaña psicológica para ayudar a superar este miedo. Pero sería bueno hacer una especialmente para los niños y los adultos mayores”; expresó el regidor.

https://youtu.be/IU2lcSetSog

El sismo de Sullana dejó muchas preguntas, pues resulta preocupante como un sismo de magnitud 6.1 haya causado tanto daño. Además, deja al descubierto los pocos recursos con los que cuentan los piuranos para afrontar un eventual terremoto mayor a 8 grados del que se viene hablando en todo el Perú.

¿Cómo debe ser la casa segura ante sismos?

“El sismo no mata, lo que mata es la casa que te cae encima”, señala Cesar Chonate, jefe de Indeci Piura. Según la Cámara Peruana de la Edificación, el 80% de las construcciones son informales; es decir han sido construidas sin la intervención de un profesional, como un arquitecto o un ingeniero especialista, y en su mayoría bajo la única supervisión de un maestro de obra. 

Para el ingeniero especialista en construcciones sismo resistentes, Juan Víctor Aguirre Mendoza, la casa segura en caso de sismos debería cumplir tres principios básicos: “Colocar muros en las dos direcciones, tener continuidad estructural de los elementos verticales y diseñar edificaciones simples”.   

En cuanto a los materiales de construcción, Juan Aguirre, recomienda utilizar material de albañilería como mínimo, así como ladrillos tipo cinco en los muros estructurales. Y es que para el especialista un error común que puede costar vidas humanas es el uso de ladrillos tipo pandereta:  

“Hay una costumbre muy enraizada en los maestros de obra de utilizar ladrillos pandereta, es un ladrillo con orificios tubulares. Han sido creados para usarse en los tabiques: estructuras tipo muro que no tiene conexión con el techo.los ladrillos pandereta- no van a soportar carga sísmica; no tienen rigidez, se rompen fácilmente porque solo soportan cargas perpendiculares”.

Juan Aguirre es muy claro en este punto: “Las viviendas que utilizan ladrillos pandereta como muros estructurales su edificación esta condenada, desde que nació, a colapsar ante un sismo”.

Cultura de prevención

Para Hernando Tavera, presidente ejecutivo del IGP, “la sociedad peruana no comprende que los sismos son parte de la naturaleza, que no podemos evitarlos, ellos van a ocurrir”.

No sorprende que solo el 30% de la población participe en los simulacros que se organizan a nivel nacional. 

A esta falta de conciencia, se suma la informalidad en las construcciones. El 80% de los peruanos construyen sin considerar si la vivienda cumple con los criterios mínimos de sismo resistencia, como la evaluación del terreno, el uso de materiales adecuados o el diseño de la estructura. 

Parte del problema lo generan las municipalidades, que son los entes encargados de emitir las licencias de construcción. “La municipalidad ayuda con esto. Cuando invaden, la muni los autoriza, vienen las empresas y les ponen los servicios. En vez de evitar, porque sabemos que es una zona de riesgo, les ponen absolutamente todos los servicios” señala Cesar Chonate, jefe de Indeci Piura. 

Frente a este panorama, la autoridad regional insiste a la población “tener un plan familiar dónde cada miembro de la familia sepa qué debo hacer en el hogar, cuál es mi zona segura, la ruta de evacuación, o cuáles son las zonas donde me voy a ubicar cuando ocurra un sismo de gran magnitud. Tener una mochila de emergencia bien implementada”.

La tecnología puede ser una aliada en la prevención de sismos. La famosa alerta temprana de sismo, que ya se viene utilizando en países como México, Chile o Japón, pronto será una realidad en el Perú: “Es un proyecto de dos años: 2020 y 2021, y el próximo año ya vamos a empezar a hacer los primeros simulacros”, señala Hernando Tavera.

El sistema de alerta de sismos, “SASPE”, empleará 106 sensores de alta densidad instalados a lo largo de la zona costera para detectar las ondas sísmicas en un eventual movimiento telúrico. Dada la ubicación de Perú, el sistema avisaría a la población por medio de alarmas 5 o 30 segundos antes de que se produzcan los sismos.

Aprendamos de sismos

Los sismos son fenómenos naturales que han existido desde siempre y tienen la particularidad de ser cíclicos; es decir, si ocurrió uno en el pasado, la población debe tener la  seguridad de que volverá a suceder en el futuro. En Perú, los sismos son producto de la interacción de la placa de Nazca, que al moverse en forma horizontal se introduce debajo de la placa Sudamericana dando lugar a un fenómeno conocido como subducción. En consecuencia, las placas se deforman y acumulan energía la cual se libera en forma de movimientos telúricos violentos. 

No es coincidencia que el área andina (Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile) contribuya con aproximadamente el 15% del total de energía liberada anualmente. Y es que Perú se ubica en el llamado “Cinturón de fuego del Pacífico” donde se registran cerca del 90% de todos los sismos y terremotos a nivel mundial.

Juega y comprueba cuanto sabes sobre sismos

A continuación te presentamos cinco conceptos relacionados con los sismos, adivina a qué palabra corresponden y prueba qué eres un crack cuando de sismos se habla.