La cultura en Piura: en busca de espacios y difusión

En Piura son constantes las demandas de los artistas por espacios para desarrollarse, presupuesto para sus proyectos y difusión en medios. Esta situación se sigue viviendo día a día sin gran apoyo por parte de las autoridades, sin embargo, nada los detiene. Cada semana en la ciudad se realizan actividades culturales ya sea en espacios que se han acondicionado, parques e incluso en la misma vía pública.

Frente a esta situación, ¿es posible que una ciudad como Piura no cuente con teatros, salones de exposición, salas de cine públicas, entre otras cosas? La respuesta es no, una ciudad como la nuestra, debería contar y promover el uso de espacios culturales. Son las autoridades las que tendrían que encabezar ese cambio creando políticas públicas que muestren que el sector cultura existe en la ciudad, pero que necesita ciertas cosas fundamentales para desarrollarse correctamente.

Recital de la Orquesta Sinfónica de Piura en el Teatro Municipal de Piura el año 2016 antes de su clausura definitiva | Fuente: Portal Oficio Crítico

Una solución a la problemática que se vive es ejecutar un presupuesto para la construcción del Teatro Municipal de Piura, principal escenario cultural de la ciudad; así como de salones de exposición para muestras fotográficas, una sala de cine pública en la que se proyecten las producciones locales, plazas en las que los colectivos de danza o la orquesta sinfónica puedan demostrar nuestra gran riqueza cultural. En las siguientes líneas se conocerá cómo es que se vienen desarrollando la industria a pesar de sus limitaciones.

La cultura y su importancia en la sociedad

Desde muy temprana edad las personas escuchan en las escuelas o en el hogar el término cultura o arte, algunos padres les dicen a sus hijos “de grande serás muy buen artista” al ver cómo tienen la habilidad de escribir, actuar, pintar, bailar, entre otras cosas. Pero sabemos en realidad qué es la cultura y qué es el arte, ¿es algo tan importante en la sociedad?

Según el antropólogo estadounidense, Clifford Geertz, la cultura es un sistema de concepciones expresadas en formas simbólicas por medio de las cuales la gente se comunica, perpetúa y desarrolla su conocimiento sobre las actitudes hacia la vida. Esto quiere decir que la cultura está en la sociedad queramos o no, pues es una forma de comunicación.

Pareja de artistas bailando marinera norteña en el atrio de la Catedral de Piura, año 2014 | Fuente: Agencia Andina

Ahora bien, al arte, se le define como una actividad humana que tiene como fin la creación de obras culturales, pero para que esto sea posible la persona debe contar con habilidades e iniciativa. En resumen, se puede decir que el arte es una fuente para que las personas puedan expresar su cultura de diversas formas.

Para el profesor de la facultad de Humanidades de la Universidad de Piura (UDEP), Víctor Velezmoro Montes, la cultura en sus diferentes expresiones tiene un grado de importancia muy amplio en la sociedad, sobre todo en la piurana. Él afirmó que una sociedad mejora en la medida en que entiende, acepta y valora su cultura, pues esta guía a todos hacia un camino de paz, unión, felicidad y solidaridad.

Víctor Velezmoro, profesor e investigador de la Universidad de Piura | Fuente: Universidad de Piura

La cultura artística piurana

Es cierto que, en Piura, no hay casi espacios en los que los artistas puedan expresarse, sin embargo, eso no los detiene. El profesor Víctor Velezmoro afirmó que todos ellos tienen interés y realizan diversas actividades de manera silenciosa, ya sea en la ciudad o en los alrededores de esta.

A pesar de ello, lo que Velezmoro cree es que este tipo de actividades no son conocidas por los piuranos debido a la falta de difusión. Uno de los más grandes problemas para que la manifestaciones artísticas lleguen a más personas.

“Hay muchos artistas, pero lo que yo veo en todos ellos es que a pesar de esa dinámica (llevar a cabo eventos culturales), sus acciones no son conocidas; principalmente por la falta de difusión, aquí el gran problema son los canales de difusión. (…) vemos la Cancha Acústica del Parque Infantil siempre con actividades culturales, pero lamentablemente la gente no va porque no está enterada”.

Víctor Velezmoro, profesor de la Universidad de Piura

El profesor de la UDEP señala que los piuranos han asumido que como no hay teatros, no hay nada, pero ese es un error, ya que en la ciudad existen grupos artísticos como el Espace Liberté de la Alianza Francesa. Para hacer frente a ello, el investigador apuntó que una posible solución es la difusión, en medios locales o en una página de Facebook creada por la Municipalidad Provincial, pues la institución tiene más llegada a los piuranos.

“Se ha asumido que como no hay teatros no hay nada, ese es un error. (…) cuando yo hablo de difusión, en primer lugar, estoy pensando en medios locales. Todos ellos, no deben dar la nota cuando ya sucedió el evento, sino que anuncien cuándo va a suceder. Luego está en el trabajo en redes sociales. Las redes de los artistas y colectivos no calan. Ello porque su ámbito de llegada es muy pequeño, entonces si la Municipalidad pusiera una red social, sería mejor”.

Víctor Velezmoro, profesor de la Universidad de Piura

Por lo mencionado anteriormente, se puede que afirmar que en Piura sí existe actividad cultural, sin embargo, hay factores que limitan su mayor desarrollo, así lo demuestran los siguientes testimonios de profesionales allegados a la industria.

El teatro en Piura, un escenario desolador

Para el actor y director de la compañía Yupi Teatro, Lucio Gallo, hacer teatro en Piura es una tarea casi imposible por la falta de espacios para llevar la puesta en escena. De los tres teatros con los que cuenta la ciudad, el Teatro Municipal de Piura, el Teatro Manuel Vegas Castillo y el Auditorio de la Universidad Nacional de Piura, los dos primeros están clausurados y el último, por ser privado, cobra 1200 soles el alquiler de un día, precio inaccesible para una producción local. 

Hace ocho años que el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) declaró en “riesgo alto grave” las instalaciones del principal escenario municipal, debido a los daños y deterioro de su infraestructura, inmobiliario y equipamiento, lo que impide que se desarrolle cualquier tipo de actividad dentro de él. 

En el año 2021, distintos medios locales de comunicación tuvieron acceso a las instalaciones del Teatro Municipal. En ese entonces y hasta el día de hoy, las butacas lucen vacías y empolvadas, sus paredes agrietadas y despintadas, el escenario con gruesas capas de arena debido a que partes del techo del recinto se han desprendido con el tiempo. 

En palabras del actor Lucio Gallo: “Indeci fue radical en decir que las bases del teatro no resisten (…) lo único que se hizo fue cerrarlo y esperar supuestamente a que existan los fondos para poder repararlo, pero ya pasaron los cuatro años de gestión (de Juan José Diaz) y no se ha reparado ni la entrada, ni se barre”.

Por esta razón, el año pasado, la gestión del burgomaestre Juan José Díaz informó al diario local Correo que se había aprobado un presupuesto por S/ 39 362 400 para el proyecto Mejoramiento de los servicios de interpretación cultural en el Teatro Municipal de Piura.

De acuerdo con Díaz Dios, el proyecto empezaría a ejecutarse en julio o agosto del 2022, pero hasta el día de hoy no se ha hecho público el expediente técnico para su ejecución. 

Pero esta no es la única iniciativa que se ha anunciado desde su clausura. En el 2018, la Caja Piura a través del programa de Responsabilidad Social donó cuatro millones de soles para la rehabilitación del Teatro Municipal de Piura. El diario local El Tiempo afirmó en una nota publicada en el año 2020 que se desconocía en qué se usó ese dinero; en esta oportunidad nos hacemos la misma pregunta. 

Sin teatro, las obras que ven la luz en los últimos meses deben generar sus propios espacios. Por ejemplo, durante la pandemia los artistas tuvieron que salir a las calles: los cantantes y músicos brindaron conciertos itinerantes, los actores escenificaban sus libretos en la vía pública y hay quienes optaron por iniciar sus negocios ajenos a la industria. 

Y es que el sector cultural fue uno de los últimos en reactivarse gracias a la presión de los grupos y colectivos artísticos a nivel nacional. Pese a ello, el teatro en Piura no recibe el apoyo económico que solicitan los artistas.

Según Lucio Gallo, cuando una persona va a pedir recursos para una obra solo reciben negativas.

“Los artistas vamos, solicitamos (apoyo) y nos dicen que no hay presupuesto, pero la municipalidad puede solicitarlo a otras empresas, le es más fácil tener acceso a auspicios o apoyo de parte de universidades o compañías”. 

Frente al incierto panorama que se vive actualmente, la industria del teatro corre el peligro de no desarrollarse en espacios adecuados que le permitan ser rentable. Si la escasa gestión persiste, los artistas continuarán celebrando el Día Mundial del Teatro a las afueras del recinto con la esperanza de algún día volver a pisar el principal escenario de la cultura artística piurana. 

Fotografía profesional, una necesidad en Piura

Malú Ramahí tiene 24 años y es periodista de profesión, sin embargo, su pasión por la fotografía la ha llevado a desempeñarse en ello desde que era joven. Para ella, su camino en el mundo de la fotografía piurana desde sus inicios no ha sido una tarea fácil, no solo por la falta de espacios para presentar su trabajo, al igual que otros sectores, sino por un aspecto esencial, la profesionalización.

La fotógrafa piurana afirmó que al sector le falta profesionalización, pues en la ciudad no existen escuelas o universidades que solo dicten la carrera de fotografía y uno tenga su título como fotógrafo profesional, como pasa en Lima u otras ciudades del mundo.

Ella alegó que en las instituciones piuranas se dictan cursos de fotografía, pero que no son suficientes ya que se estaría reduciendo una carrera profesional a un solo curso curricular.

Malú Ramahí, periodista y fotógrafa freelance | Fuente: Malú Ramahí

Frente a esa situación, Ramahí sostuvo que la virtualidad en la pandemia por COVID-19 le abrió puertas a ella y sus compañeros para capacitarse en cursos, pero aseguró que no es lo mismo tomarlos presencialmente como lo hacen otros artistas. 

“Se nos han abierto algunas puertas para facilitarnos el tema de capacitarnos, de aprender, pero no es lo mismo que ir presencialmente y formarte profesionalmente en una escuela”.

Malú Ramahí, fotógrafa freelance

Con respecto a la falta de espacios, la periodista, mencionó que el sector fotográfico también necesita apoyo público o privado. Ello, para tener lugares bien acondicionados en los que se puedan hacer exposiciones fotográficas.

Por su parte, el profesor de la UDEP y reconocido fotógrafo, Andrés Garay, indicó que, en Piura, los aficionados por la fotografía han crecido en gran medida gracias a las redes y las nuevas tecnologías, sin embargo, como expresión artística profesional no se encuentra en la agenda cultural de la ciudad.

 Andrés Garay, fotógrafo profesional y profesor de la Universidad de Piura | Fuente: Universidad de Piura

Garay refirió que lo mencionado se debe a varios factores: en primer lugar, a la falta de espacios para exponer sus trabajos, como lo señaló también Malu Ramahi; en segundo lugar, que no existen concursos privados o públicos que estimulen la creación fotográfica, alega que este es un factor a trabajar puesto que la competencia entre artistas ayuda a que estos mejoren constantemente. En tercer lugar, el tema de coleccionismo, ya que los expositores esperan que sus obras sean compradas, lo que los ayuda a seguir produciendo, pero en la ciudad eso aún no se promueve.

Para el profesor de la UDEP el panorama del sector es desolador. Dijo que el engranaje entre los artistas y la figura del gestor y curador cultural de Piura no está funcionando. Es por ello que eso debe cambiar para que se logren organizar eventos y exposiciones sostenibles con el tiempo.

“El panorama en el terreno del desarrollo fotográfico profesional en Piura, a mi me parece desolador. (…) Yo creo que con las autoridades hay que promover la creación de espacios y concursos determinados”.

Andrés Garay, fotógrafo profesional

A continuación, el fotógrafo profesional habla un poco de cómo las personas pueden acercarse al sector; además, les recomienda a los fotógrafos que empiecen a difundir sus trabajos a pesar de las limitaciones que se presenten en el camino.

Luces, cámara, acción: el cine en Piura

El cine ha sido uno de los sectores, al igual que los antes mencionados, más golpeados por la pandemia por Covid-19. Algunos pensaran que los cineastas se quedaron de brazos cruzados, sin embargo, por el estado de emergencia que obligaba a la mayoría a quedarse en casa, la producción casera de cortometrajes en la región se incrementó, así lo informó el director piurano de cine, Dante Chanduví.

De acuerdo con el cineasta, la industria cinematográfica en Piura está creciendo a pasos agigantados gracias a la participación de jóvenes en el Taller Cine 10 y a los talleres que dicta su propia escuela “El Perro Viringo Cine”, dos iniciativas que promueven e impulsan la creación de producciones locales.

Dante Chanduví, fundador de la escuela de cine El Perro Viringo | Fuente: Portal de El Perro Viringo Cine

La pasión es una de las características que rescata Dante de los piuranos interesados en este sector, así como la preparación que quieren recibir para poder generar o postular a un proyecto más grande.

Dante aseguró que en Piura debido a lo mencionado está comenzando a nacer un movimiento cinematográfico regional. Solo el año pasado se presentaron 20 cortometrajes locales, para este él estima que será un número mayor e incluso con ilusión cree que no solo habrá cortos sino ya películas.

Conoce en la siguiente galería un poco más sobre Dante y el nacimiento de la primera escuela de cine en Piura “El Perro Viringo Cine”:

Ve a continuación algunos de los cortos regionales producidos por El Perro Viringo Cine:

Por lo expuesto en líneas atrás, se ha comprobado que sectores como el fotográfico, cinematográfico y de artes escénicas están a la espera de proyectos públicos o privados que contemplen la construcción de espacios adecuados en los que puedan mostrar su trabajo. Así como el apoyo de las autoridades para la difusión de las actividades culturales que realizan en la ciudad.

Los sectores mencionados no son los únicos que pasan por los problemas señalados, otros como la pintura, literatura, o escultura, también los viven día a día, pero su situación merece un reportaje aparte.

Queda claro que los piuranos continuarán a la espera de una pronta solución por parte del sector público o privado para que así la ciudad vuelva a tener un amplio desarrollo cultural con actividades que reciban la atención que merecen.