(…) la aviación comercial se encuentra en una situación inestable, Juan Teodoro Saavedra Reto, se encuentra con bastante trabajo.

La vida militar le ha dado varios privilegios a Juan Saavedra Reto: viajar, vivir por casi todo el Perú y conocer algunos países del extranjero, así como aprender idiomas, como el inglés y el ruso.

En estos tiempos de cuarentena por causa del coronavirus, donde la aviación comercial se encuentra en una situación inestable, Juan Teodoro Saavedra Reto, se encuentra con bastante trabajo. “Los aviones no pueden estar sin volar por más de dos semanas. Si eso ocurre comienza su deterioro y necesitan mantenimiento continuo. Entonces ahí entramos la empresa y yo para que eso no ocurra”, explica. Actualmente, el piurano de 61 años, reside en Lima, en donde es jefe de taller aeronáutico y consultor aéreo en una empresa.

Juan Saavedra comenzó su carrera en aviación en el año 1978, cuando entró a la Fuerza Aérea del Perú (FAP) debido al servicio militar obligatorio. Juan siempre tuvo el anhelo de ser ingeniero mecánico-eléctrico, pero sabía que las condiciones económicas de su familia no le permitirían ir a la universidad. Durante el tiempo que estuvo sirviendo en el Grupo Aéreo N°7 de Castilla (distrito de Piura), “Pipo”, como le conocía la mayoría de sus compañeros de trabajo, comenzó a involucrarse más en la vida militar.

Así que, en 1979, tras su buen desempeño en el servicio, sus superiores le propusieron reengancharse; es decir, quedarse dos años más sirviendo a la patria. En 1981 decidió postular a la Escuela de Técnicos y Suboficiales de la FAP en Las Palmas, Lima, donde ingresó y se graduó con honores el 16 de diciembre de 1984.

Su buen desempeño como mecánico aeronáutico lo llevó a estudiar un curso en la Base de la Fuerza Aérea de Lackland, en Texas. Desde 1978 hasta 1998, “Pipo” ha sido reconocido por su buen desempeño en el trabajo, lo cual, en el 2003, lo llevó a trabajar en el Servicio de Mantenimiento (SEMAN) en Lima, una de las compañías de mantenimiento aeronáutico líderes en Latinoamérica. Para tener una idea, famosos de la talla de Shakira llevan y, algunas veces, solicitan los jets del SEMAN para realizar sus viajes privados cuando están de gira. Esta es la máxima empresa a la que un técnico y suboficial de la FAP puede aspirar.

El año 1978 fue el inicio de todo. Desde ese año hasta hoy, 2020, Juan Saavedra ha estado fuertemente relacionado con el sector aviación. Ni siquiera la COVID-19 le ha impedido dejar de trabajar. A pesar de que la aviación comercial ha sido el sector más afectado por la pandemia, Juan pertenece a ese pequeño porcentaje de peruanos privilegiados que aún conserva su empleo.

La labor de un mecánico aeronáutico es esencial en aviación, pues sin ellos un avión no puede volar. Hoy, en tiempos de coronavirus, los aviones necesitan más mantenimiento que nunca, pues están en tierra hace cuatro meses. “La empresa trabaja de la mano con algunas aerolíneas que operan en Perú. Como jefe de taller debo verificar que todo marche bien y que se sigan los procedimientos para el mantenimiento de los aviones, porque tienen que estar listos para cuando vuelvan a volar”, señala.

Su trabajo como mecánico aeronáutico lo ha llevado por varios lugares, desde vivir en la recóndita localidad de Andoas – en la selva del Perú –, hasta cumplir el sueño americano. Hoy, a 42 años de haber tomado la decisión de servir a la patria en la Fuerza Aérea del Perú (FAP) y a cinco años de haber culminado su servicio en dicha institución, Juan me cuenta que está satisfecho con todo lo que ha conseguido en su vida profesional y piensa trabajar en la capital hasta el 2021 porque después tiene planeado dedicarse a otro rubro.