Debajo de una de las tribunas del Coliseo Gerónimo Seminario y Jaime se ubica el cuadrilátero de box “Antonio Nakasaki. El lugar es lúgubre, se necesita de luz artificial para evitar caer en la completa oscuridad. Hay un ring de tablas, unos cuantos sacos para golpear, un par de bancas de madera a la entrada y una banca de cemento al final del recinto. Aquí entrenan los seleccionados de la Liga de Boxeo de Piura debido a que el espacio acondicionado para la práctica de este deporte en el estadio Miguel Grau se encuentra inhabilitado desde el 2015.

Para llegar hasta allí es necesario pasar por un túnel oscuro que sirve como almacén y donde el olor a humedad abunda. Nada más al pisar lugar el lugar los zancudos aparecen, se necesita estar en constante movimiento para evitar las picaduras y pasar a formar parte de la estadística de contagiados por dengue que no para de crecer en la región Piura.

Las dificultades que enfrentan los deportistas para entrenar son varias y se hacen evidentes con tan solo recorrer el lugar: el ring no presenta las medidas oficiales, falta mayor equipamiento deportivo y el cemento sobre el que se ejercitan puede provocar lesiones en las rodillas en el futuro.

En «La Bombonera» los entrenamientos comienzan a partir de las 5:00 de la tarde y se extienden durante dos horas a dos horas y media. No obstante, desde hace tres meses los trabajos tienen que comenzar más temprano y terminar antes debido a la falta de luz en todo el coliseo. José Vilela, presidente de la Liga de Boxeo de Piura, comentó que cuando la jornada supera las 6:30 de la noche y la oscuridad comienza a prevalecer, es necesario encender las linternas de los celulares para poder continuar con los ejercicios.

Primero comienzan a trabajar los niños de la academia de box que el Instituto Peruano del Deporte (IPD) tiene aquí. Después, es el turno de la selección de Piura, que entrenan bajo las órdenes del profesor José Alberca. Los entrenamientos comienzan con un calentamiento que consiste en correr desde un extremo a otro, después saltan soga, y, por último, dan golpes a los sacos antes de pasar al ring. Aunque ahora cuentan con seis nuevos sacos para golpear, aún necesitan de mayores implementos para que los deportistas cuenten con la infraestructura adecuada.

“Aparte del fluido eléctrico, tenemos muchos impedimentos: faltan sacos de pared, peras, pesas, caminadoras y un tatami (colchoneta de entrenamiento) para el ring a fin de evitar lesiones en las rodillas en los deportistas. Carecemos de agua, de servicios higiénicos, nuestros chicos se tienen que ir hasta el otro lado del coliseo cuando tienen necesidad de ir al baño. Esos son los impedimentos que tenemos como Liga y que impiden el desarrollo de los boxeadores», dijo Alberca.

En definitiva, la inhabilitación del máximo recinto deportivo de Piura afecta a muchos deportistas de la región. Intentos para remodelar su infraestructura no han faltado. Sin embargo, todos han fracasado y el estadio continúa olvidado a la espera de que alguna autoridad decida comenzar la tarea.

Para recordar, la gestión del exgobernador regional Servando García (2019-2022) firmó el “Convenio específico de cooperación interinstitucional entre el IPD y el Gobierno Regional de Piura” en agosto del 2019. El objetivo de la firma de este trato era comenzar con las obras de remodelación del estadio Miguel Grau.

En efecto, las obras comenzaron un 21 de diciembre del 2019 y el diario El Tiempo informó que la inversión era de 10 millones de soles. Sin embargo, la gestión de García terminó y del remodelado estadio que se esperaba solo quedaron las palabras y promesas.

En declaraciones a Enfoque Directo, Javier Benítez, jefe del IPD Piura, sostuvo que la gestión del exgobernador no cumplió con los plazos. Agregó que la pandemia de Covid 19 causó la suspensión de las actividades, a pesar de que se firmaron dos extensiones de plazo, los trabajos no se retomaron. El funcionario consideró que el exgobernador «confió en personas que no se pusieron la camiseta y el personal técnico a cargo no estaba lo suficientemente capacitado».

«En ocasiones, solo había cuatro obreros y tres ingenieros a cargo de los trabajos. Imposible sacar adelante un proyecto como la remodelación del estadio con tan poco personal», comentó Benítez.

La realización del Mundial Sub-17 en nuestro país abrió una nueva posibilidad para que las autoridades retomen la tan ansiada remodelación del estadio. Al tratarse de un evento internacional, el Poder Ejecutivo delegó a Proyecto Legado la realización de los trabajos de mejoramiento tanto de los estadios de Piura, Chiclayo y Tacna. Se tenía previsto una inversión de 72 millones de soles y que las obras estén culminadas antes de noviembre del 2023.

Sin embargo, no estaba en los planes de nadie las fuertes lluvias que azotaron a las regiones del norte, Piura entre ellas, durante los meses de marzo y abril de este año. El Gobierno Central anunció que los recursos económicos que se iban a invertir en la realización del Mundial, se destinen a la reconstrucción de infraestructura dañada por las fuertes precipitaciones. Los piuranos nos quedamos sin estadio, sin mundial, sin avenidas transitables y con una epidemia de dengue que no paró de crecer en las semanas posteriores.

“La prioridad en la región norte es atender a nuestros hermanos que están siendo azotados por estas catástrofes naturales. No tendría sentido destinar ingentes presupuestos a restaurar una infraestructura, que podría ser afectada, si se presenta un fenómeno de El Niño más adelante», declaró Oscar Becerra a Canal N, quien fue ministro de Educación entre diciembre del 2022 a abril del 2023.

Estadio de Piura: 65 años del coloso en medio del desierto

La historia del estadio Miguel Grau se remonta al año 1956. El presidente del Perú en ese entonces, Manuel Prado y Ugarteche impulsó la construcción del “coloso miraflorino” para fomentar el deporte en la comunidad piurana. Según un recorte periodístico de la época, las obras estuvieron a cargo de la empresa Graña y Montero.

En medio del desierto emergieron las graderías del máximo recinto deportivo piurano. La constructora entregó la obra el 9 de junio de 1958 y tuvo una inversión de 2 millones 955 mil soles de la época.

Los medios daban cuenta que el nuevo estadio tenía capacidad para 12 mil personas. Además, contaba con “un pabellón de administración, boleterías, servicios higiénicos, oficinas de administración, bar, dos pabellones para los camerinos con servicios, túneles de acceso, cerco de malla de alambre, techado de la tribuna de primera, líneas exteriores de agua y desagüe, y tanque séptico”.

Foto del 8 de junio de 1958 en el segundo día de inauguración del Estadio Miguel Grau de Piura. Fuente: Piura Nostalgia

El día de la inauguración fue el 7 de junio de 1958, a las 3:30 de la tarde. La gran jornada comenzaba con el izamiento de la Bandera y la entonación del Himno Nacional. Posteriormente, el monseñor Ignacio Arbulú Pineda se encargó de la bendición del estadio. Tras el acto religioso, el alcalde de ese momento, Antonio Leigh, y el coronel Enrique López dieron el discurso de bienvenida.

Posteriormente, el programa prosiguió con la entrega de premios a deportistas destacados, desfile deportivo y el drill de gimnasia retónica a cargo de la Escuela N°33 de Castilla. Todo terminó con un número de gimnasia de esgrima presentada por el octavo grupo de oficiales del Ejército.

Los actos de inauguración no se quedaron allí. Al día siguiente, 8 de junio, la fiesta deportiva continuó. A primera hora el Atlético Grau se enfrentó al equipo Indoamericano ante la presencia de 10 mil espectadores. Acto seguido, el estadio Miguel Grau acogió el partido número 100 en la historia entre Alianza Lima y Universitario de Deportes. El clásico peruano culminó 1-1 con goles de Alberto “Toto” Terry para la escuadra crema y Carlos Lazón anotó para los blanquiazules.

El Estadio Miguel Grau no solo ha sido testigo de acontecimientos deportivos, también ha albergado a artistas de gran renombre internacional. El primero de ellos ocurrió en agosto de 1959, cuando se presentó la cantante soprano de ópera y teatro Yma Sumac, la única peruana con una estrella en el paseo de la fama de Hollywood.

Foto de la presentación de Yma Sumac en el estadio Miguel Grau de Piura en 1959. Fuente: Piura Nostalgia.

Un medio de la época titulaba así la presentación de la cantante peruana: “Público de Piura aplaudió ayer a la gran cantante Ima Súmac, viento y frío no impidieron el éxito”.

La nota publicada también da cuenta que el estrado sobre el cual se iba a presentar la artista no era el apropiado, no obstante, nada impidió que el espectáculo se desarrolle. Como teloneros de la gran velada estuvieron el cantante piurano Moisés Vivanco, la bailarina Cholita Rivero, los artistas argentinos Héctor Sierra y Yolanda Aguirre, y el conjunto indio-americano de Antonio Pantoja.

Otro gran evento artístico que acogió el estadio Miguel Grau fue el concierto de la banda española Hombres G en 1987. El evento se dio el martes 6 de octubre desde las ocho de la noche. Más de 15 mil personas se deleitaron con éxitos como ‘Venezia’ o ‘Devuélveme a mi chica’.

El objetivo de la presencia de la mítica banda de rock en español en tierras piuranas era recaudar fondos para la Obra Social Bosconia de la Congregación Salesiana, en el año de las Bodas de Plata del colegio Don Bosco. La gran noche cerró con el sorteo de un auto Amazon y una motocicleta entre los espectadores.

Flyer que anunció los puntos de venta de las entradas para el concierto de la agrupación Hombres G en la ciudad de Piura. Fuente: Piura Nostalgia

Ya en el siglo XXI el máximo escenario deportivo de la región albergó torneos internacionales tanto a nivel de selección de Sudamérica como de clubes. En el 2004, Perú fue sede de la Copa América y las selecciones que llegaron a jugar en Piura fueron México, Ecuador, Uruguay y Argentina.

Jugadores de la talla de Javier Mascherano, Javier Zanetti, Diego Forlán -quien en el 2010 se llevó el Balón de Oro en el Mundial de Sudáfrica-, Alex Aguinaga y los brasileños Adriano, Luis Fabiano, Maicon y Julio César pisaron el gramado de juego del coloso miraflorino.

Al año siguiente Piura fue sede del Mundial Sub-17. El estadio Miguel Grau acogió cuatro partidos del Grupo D, uno del A y del B, y un encuentro válido por los cuartos de final.

México, que a la postre terminó como campeón del torneo, jugó uno de sus encuentros de fase de grupos en nuestra región. El público piurano pudo ver el juego de dos jóvenes que en el futuro lograron destacar en el alto nivel del fútbol europeo: Carlos Vela, quien después del Mundial fue fichado por el Arsenal inglés, y Giovanni Dos Santos, canterano del Barcelona de España.

Enfrentamiento por los cuartos de final de la Copa América 2004 entre México y Brasil que se disputó en el estadio Miguel Grau. Fuente: Getty Images.

Otro de los equipos al que le tocó disputar partidos en Piura fue el de Países Bajos. Dentro de su plantel se encontraba el arquero Tim Krul, quien saltaría a la escena internacional en el Mundial de Brasil 2014. En tierras cariocas, el guardameta holandés ingresó en los minutos finales de la prórroga ante Costa Rica en el partido por los cuartos de final.

El encuentro terminó 0-0 en los 120 minutos y Krul fue la figura en la tanda de penales, donde atajó dos y le dio el pase a la semifinal a su país. El protagonista de aquel momento dio sus primeros pasos en el fútbol de selecciones en el 2005 bajo la atenta mirada del público piurano.

No obstante, el jugador que mejor carrera tuvo de los llegaron a pisar el césped sintético del Miguel Grau fue el lateral izquierdo brasileño Marcelo. Después de su participación en el Mundial, el jugador se ganó la titularidad en el Fluminense de su país y en el 2006 el Real Madrid lo contrató.

El resto es historia harto conocida: ganó seis Champions League, cuatro Mundiales de Clubes, tres Supercopas de Europa, seis Ligas de España, dos Copas del Rey y cinco Supercopas de España. Esta leyenda del club madridista jugó sus primeros partidos importantes en Piura.

Un joven Marcelo hace su debut en el Mundial sub-17 ante Gambia. En aquel partido se iría expulsado al minuto 50.

A nivel de clubes, el estadio Miguel Grau de Piura sirvió como casa del club Alianza Atlético de Sullana en diversas ocasiones por la Copa Sudamericana. El primer partido que acogió por este torneo fue entre el equipo local y Bolognesi de Tacna. En la misma edición, al dueño de casa le tocaría enfrentar a Junior de Barranquilla con una victoria a favor de los colombianos por 2-0.

Para septiembre del 2005, meses después del Mundial Sub-17, Alianza Atlético recibía a la Universidad Católica de Chile. El resultado final fue una victoria por 2-0 para el equipo de Sullana. Sin embargo, el encuentro más recordado fue en el 2009 cuando Fluminense arribó a Piura para jugar el partido de ida por los octavos de final de la Copa Sudamericana. El encuentro terminó con un empate 2-2 entre ambas escuadras. Lamentablemente, en el partido de vuelta el equipo brasileño no tuvo piedad y goleó 4-1 al cuadro sullanero.

Atlético Grau otro de los perjudicados

El equipo más popular de la provincia de Piura es el Atlético Grau. El cuadro “albo” lleva en el fútbol profesional peruano desde el 2019 cuando jugó la Liga 2. No obstante, durante su paso por la primera y segunda división del balompié nacional no ha podido jugar en el estadio Miguel Grau, ya que se encuentra inhabilitado desde el 2015.

Los últimos cinco años, Atlético Grau ha tenido que jugar en Olmos (Lambayeque), Lima durante la pandemia en el 2020 y en Bernal (Sechura) desde el año pasado.

El hecho de que el “Patrimonio de Piura” no pueda jugar en el estadio Miguel Grau repercute en los ingresos que puede generar el club mediante la venta de entradas. Andrés Ríos, gerente deportivo el club, habló con Enfoque Directo y señaló que el promedio de asistencia en Bernal es de, aproximadamente, mil personas para un recinto que tiene capacidad de cuatro mil.

Con los ingresos que se obtienen con las personas que adquieren su entrada “no se pagan los gastos operativos por partido, que ascienden a 30 mil soles”.

Por su parte, el presidente del club, Arturo Ríos, indicó que los únicos partidos del año con los cuales se puede obtener réditos económicos por taquilla es cuando Universitario de Deportes, Alianza Lima o Sporting Cristal llegan a Piura a jugar. El precio de las entradas para este tipo de partidos llega hasta los 150 soles.

Arturo Ríos, presiente del club Atlético Grau. El mandamás del equipo plantea pedir la administración del estadio Miguel Grau para comenzar con los trabajos de remodelación. Foto: Facebook Atlético Grau.

«No podemos contar con la taquilla porque es muy efímera, salvo cuando juegan Alianza Lima, Cristal o Universitario. Son 19 partidos que jugamos en los cuales solo en tres se pueden obtener ganancias. Aproximadamente, hay mil personas por partido que pagan su entrada. Después tenemos un problema porque hay personas que entran al estadio sin pagar. Hay problemas de seguridad en el estadio que ya no podemos controlar«, recalcó Ríos en conversación con Enfoque Directo.

A ello hay que sumarle el gasto que realiza el club para poder jugar en el estadio de Bernal. El presidente del equipo reveló que este año han tenido que invertir 100 mil dólares para que el recinto deportivo cumpla con las exigencias que dictamina la Comisión de Licencias de la Federación Peruana de Fútbol (FPF). A esta cantidad hay que sumarle 40 mil dólares extras que se destinarán a la implementación del Video Arbitraje (VAR) en el estadio de Sechura.

Frente a este escenario, desde la dirigencia del equipo piurano tienen una propuesta para dejar de jugar en Bernal y poder usar el estadio Miguel Grau. Arturo Ríos sostuvo que el club pedirá la cesión de uso del «coloso miraflorino» al IPD para hacerse cargo de las obras de remodelación.

https://www.tiktok.com/@enfoquedirecto/video/7253094776893951238?lang=es

Esta figura legal no es nada nueva en el fútbol peruano. Sporting Cristal la emplea para poder jugar como local en el estadio Alberto Gallardo en el distrito San Martín de Porres en Lima. Atlético Grau también lo aplica con el estadio Municipal de Bernal (Sechura), donde actualmente juega de local.

En ese sentido, Ríos explicó que utilizarán el expediente técnico del estadio Miguel Grau que elaboró el IPD junto a Proyecto Legado que se iba a ejecutar para el Mundial Sub-17. El directivo estimó que las obras pueden costar entre 12 a 15 millones de soles y, una vez cedido el estadio, este estará apto para su uso en, aproximadamente, seis meses.

«No hemos hechos los estudios completos todavía, pero estimamos gastar el 20% de lo que el Estado tenía presupuestado (72 millones de soles). Hay que tener en cuenta, además, que nosotros no vamos tener que hacer licitaciones, no tenemos gastos generales, ni utilidades, eso hace que el costo de las obras bajen. Como club tenemos conversaciones para tener el financiamiento a través de un fondo de inversión por medio de un fideicomiso. Es la única forma», detalló.

El presidente del club Atlético Grau también indicó que se ha logrado reunir con las autoridades del gobierno regional de Piura a las cuales les ha hecho llegar la propuesta. La respuesta por parte de estos últimos ha sido positiva y han «mostrado voluntad política para apoyar nuestra propuesta», según Ríos.

En esa misma línea se encuentra la respuesta del jefe del IPD Piura, Javier Benítez, quien sostuvo que está a favor de que se entregue el estadio en cesión de uso al club Atlético Grau si así se asegura la remodelación del recinto deportivo. Aseguró que de esta forma los deportistas de la región volverían a tener un lugar apto para la práctica deportiva y sigan desarrollando sus capacidades deportivas.

«Lo que buscamos como IPD es que los deportistas de la región tengan un espacio donde entrenar. Sería mezquino decir que no se le entregue el estadio al Atlético Grau si ellos van a gestionar su remodelación. Estoy a favor de que se le dé en cesión de uso a cualquier entidad pública o privada si se comprometen a mejorar la infraestructura del Miguel Grau. Nosotros tenemos que hacer esfuerzos para que sí o sí los atletas tengan un espacio donde hacer su deporte», afirmó.

Propuestas del Gobierno Regional de Piura

La posibilidad de que el club Atlético Grau tome las riendas de las obras de saneamiento suena muy convincente teniendo en cuenta el coste de la obra y el tiempo que llevarían. No obstante, el Gobierno Regional (Gore) también ha presentado sus propuestas ante el jefe del IPD de Piura, Javier Benítez, para llevar a cabo las obras de remodelación del recinto deportivo.

Benítez, en entrevista con Enfoque Directo, comentó que el actual gobernador regional de Piura, Luis Neyra, busca reencausar las obras del estadio. En ese línea, señaló que Neyra le explicó que una de las posibilidades para que se retomen las obras es culminar con el expediente técnico que realizó el IPD y Proyecto Legado que quedó al 98%. Tras ello, el Gore Piura presentará el proyecto ante el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para que esta entidad desembolsé el dinero y así comenzar con los trabajos.

Otra opción que el gobernador le comentó a Benítez es que el Gore Piura está en condiciones de asumir las obras de remodelación en dos etapas: 2023 y 2024.

No obstante, las fuertes lluvias que azotaron a la región y la actual epidemia de dengue que no para de crecer han enfriado las reuniones entre las autoridades del IPD Piura y el Gobierno Regional. Desde hace dos meses las conversaciones para entre ambas organismos públicos han parado y el proyecto para la remodelación del estadio está en stand-by.

@enfoquedirecto

El estadio Miguel Grau de Piura albergó a grandes estrellas del fútbol durante la Copa América del 2004. Revisa el reportaje «Estadio Miguel Grau de Piura: Sin Mundial Sub-17 y sin remodelación» en nuestra web. Estadio MiguelGrau Piura

♬ sonido original – Enfoque Directo – Enfoque Directo

Frente a este contexto, Benítez explicó que desde el Consejo Regional del Deporte convocarán a una reunión de trabajo al gobernador regional, los alcaldes de Piura, Castilla y Veintiséis de Octubre y a los congresistas de la región. En palabras del jefe del IPD Piura, esta reunión servirá para presionar a las autoridades y que la remodelación del estadio se haga en un futuro no muy lejano.

«Una de nuestras primeras tareas del Consejo Regional del Deporte es convocar a todas las autoridades a una mesa de trabajo. A todos ellos les diremos ‘¿Qué hacemos por el estadio?’ La población, los deportistas y los periodistas están en todo su derecho de reclamar. En esa reunión veremos quién, verdaderamente, está comprometido con el deporte en la región. Hoy (sábado 17 de junio) ha sido la inauguración de los Juegos Escolares y hay ausencia de autoridades. Muy lamentable«, enfatizó.

Mientras tanto, en el ring de box «Antonio Nakazaki» seguirán entrenado a pesar de la falta de implementos deportivos, servicios higiénicos, agua y luz, a la espera de que el estadio Miguel Grau vuelva a abrir sus puertas y ellos puedan retornar al espacio acondicionado para el boxeo y entrenar en óptimas condiciones. Esta vez la pelota está en la cancha de nuestras autoridades y los atletas esperan no perder, nuevamente, este partido por la remodelación del coloso miraflorino.