Las comunidades indígenas han sido un grupo históricamente olvidado por el Estado. Una de las consecuencias de este desinterés es un sistema de salud extremadamente precario, que el día de hoy tiene que hacerle frente a la pandemia del coronavirus.

Las comunidades indígenas han sido un grupo históricamente olvidado por el Estado. Una de las consecuencias de este desinterés es un sistema de salud extremadamente precario, que el día de hoy tiene que hacerle frente a la pandemia del coronavirus.

Las comunidades indígenas han sido un grupo históricamente olvidado por el Estado. Una de las consecuencias de este desinterés es un sistema de salud extremadamente precario, que el día de hoy tiene que hacerle frente a la pandemia del coronavirus.

Frente a esta situación, y teniendo en cuenta el panorama actual, varios dirigentes y representantes de las comunidades indígenas han alzado su voz. Uno de ellos es Edgar Flores Grandez, licenciado en Comunicación de la Universidad de Piura y miembro de la comunidad Wampis.

En entrevista para Enfoque Directo, el representante de la comunidad Wampis, explica cómo fue la organización de su comunidad respecto a las medidas que el Estado promulgó para combatir el coronavirus. “Todas las fronteras de la comunidad Wampis han sido cerradas. Nadie puede entrar ni salir. Esta medida es reforzada por los militares”, comenta.

*Fe de Erratas:
Límites de la comunidad Wampis: por el norte, con Ecuador; por sur y oeste, con el pueblo indígena Awajún; por este, con el pueblo indígena Achuar y Chapra.

Respecto al estado del personal médico y sus equipamientos, Flores Grandez acota que los centros hospitalarios de su comunidad carecen de medicinas y los doctores no cuentan con los equipamientos necesarios para la atención de los miembros de la comunidad Wampis y Awajún. Por ello, los pobladores prefieren quedarse en casa y tratarse con remedios naturales.

Edgar explica la situación complicada que afrontan los miembros de la comunidad Wampis que se encontraban fuera del territorio cuando fue decretada la cuarentena. Además, profundiza en los protocolos a seguir ante el inevitable retorno de numerosos ciudadanos al pueblo.

Ninguna autoridad nacional se ha reunido con los representantes de los pueblos originarios. Edgar considera una prioridad que los funcionarios busquen entablar diálogo con los líderes indígenas. Estos últimos manejan un conocimiento del que carecen las autoridades y serían de mucha utilidad al momento de entablar medidas para combatir la COVID-19.

Edgar considera que las necesidades prioritarias de los pueblos Wampis y Awajún, en este momento, son el equipamiento del personal de salud y sus centros médicos. También, considera que la alimentación es otra necesidad a tener en cuenta.

Para finalizar, el comunicador Edgar Flores comenta cuál es la perspectiva que se avizora en la región en el periodo de pospandemia.

Por Almendra Ruesta Granda y Betsabé Saavedra Obando.