Debido a la pandemia de la Covid-19, los emprendedores a nivel mundial se han visto en la obligación de reinventarse si quieren mantener sus negocios a flote. En Perú, uno de los rubros más afectados y que aún no puede reactivarse es el de la diversión.

Desde el inicio del estado de emergencia en nuestro país, el pasado 16 de marzo, las discotecas permanecen cerradas a fin de evitar un incremento de contagios de la Covid-19. Lamentablemente, pese a que la apertura de las discotecas estaba prevista para la cuarta fase de la reactivación económica, que inició el pasado 1 de octubre, estos locales de diversión nocturna aún no tienen una fecha exacta para volver a operar.

Por su parte, desde fines del mes de agosto, los gremios que agrupan a estos locales se vienen reuniendo con las respectivas autoridades municipales para ver cuándo y bajo qué protocolos podrían volver a retomar sus actividades. Sin embargo, nada está dicho, pues, si bien es cierto, los contagios y muertes causados por la Covid-19 han disminuido, el virus aún se encuentra entre nosotros y, hasta el momento, no hay una vacuna avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este panorama dificulta la situación de los centros de diversión nocturna, los cuales se caracterizan por las aglomeraciones. En Piura, seis de las discotecas más concurridas de la ciudad han tenido que ingeniárselas para no quedar en el pasado y seguir generando ingresos. Los representantes de cada una de ellas, nos cuentan qué giro le han dado a su negocio y qué están ofertando ahora.

Señor Perú, Play y Mood

Estos conocidos locales de la vida nocturna están ubicados en la Zona Industrial de Piura.

Señor Perú y Play Lounge junto a la discoteca Mood han decidido reinventarse y emprender el negocio de una pollería, ubicada en el mismo local donde se encontraban estos centros de diversión. El nuevo emprendimiento, la pollería 3 Pechugas, se encuentra atendiendo mediante servicio de delivery y, desde el 7 de julio, en local.

“Hemos adecuado la infraestructura del local para poder atender al público. Esto conlleva al 40% del aforo y a una inversión en cuanto a implementación porque tenemos que darle todos los equipamientos de protección a los mozos y personas de cocina. Además, tenemos a una persona nueva en puerta para que controle el cumplimiento de los protocolos, esto es nuevo”, refiere Fabiola Requena, una de las propietarias de Señor Perú.

Cabe resaltar que la pollería 3 Pechugas cuenta con música en vivo, una pantalla gigante y un aforo reducido de acuerdo a lo estipulado por el Gobierno.

Faborit

Faborit es una discoteca ubicada en la Av. Sánchez Cerro (frente al Real Plaza) en Piura. Debido a la pandemia de la Covid-19 y ante la incertidumbre de la situación, se ha visto en la obligación de reinventarse.

Ahora, esta discoteca se ha convertido en una licorería. Un negocio en que han encontrado la manera de buscar una salida a la recesión económica que en este momento afecta al 79% del sector del entretenimiento. 

Discoteca Blum

Blum era una discoteca ubicada en la Av. Guardia Civil en Castilla.

Los mil metros cuadrados de la discoteca Blum fueron convertidos en un mercado para el distrito castellano: Plaza Castilla, el cual fue inaugurado el pasado 2 de agosto. Así lo confirma el empresario Milton Cruz, uno de los dueños del conocido centro de entretenimiento que, por la emergencia sanitaria, ha tenido que cerrar definitivamente.

“Somos conscientes que el negocio del entretenimiento no se abrirá en mucho tiempo. Hemos tenido que decidir girar el negocio”, sostiene Cruz.

De acuerdo con uno de los socios, Ricardo Artadi, el nuevo centro de abastos cuenta con cinco puestos de pescados y mariscos, siete de frutas y verduras, 10 de abarrotes, 12 de carnes rojas y blancas, y 38 puestos de ropa, zapatería y bazar.

Queen’s

Queen’s es una discoteca ubicada en la Av. Guardia Civil en Miraflores, Castilla.

“Como negocio esperamos que Queen’s se pueda abrir recién el próximo año. Hacer un giro de negocio ahí, como un mini market, por ejemplo, es complicado porque es un segundo piso. Así que solo toca esperar a que en algún momento las discotecas se reactiven”, comenta Javier Atarama, quien hasta antes de la pandemia se desempeñaba como gerente general de Queen’s.