Conforme Internet fue cobrando protagonismo en el día a día, y las tecnologías fueron evolucionando, nuestra forma de relacionarnos ha mostrado cambios significativos. Desde la manera de crear vínculos con amigos cercanos y familiares, hasta establecer relaciones interpersonales con alguien, en el corto, mediano o largo plazo. La aparición de una infinidad de aplicaciones para encontrar pareja o establecer algún tipo de vínculo afectivo o emocional como Tinder, Badoo, Meetic, Plenty of Fish, Happn y Match.com han introducido una nueva dinámica para interactuar con otras personas.

Desde hace varias décadas, estas aplicaciones permiten a jóvenes de diferentes edades conocer gente nueva, con mayor facilidad, que en el pasado. En otras palabras, la promesa de estas apps es facilitar a sus usuarios contactar a una persona de su agrado, en el menor tiempo posible. En el caso de Tinder, su misión consiste en hacer «que ser soltero sea más divertido y gratificante al conectar a personas que de otro modo no se habrían conocido en la vida real». Es similar a Meetic, aunque este sitio web hace énfasis en que es una «una página de citas segura» (…) donde se pueden “conocer a solteros o solteras/as, en busca de una relación auténtica».

Tal parece que estas aplicaciones han venido cumpliendo lo prometido o, al menos, eso es lo que sugieren las cifras de los usuarios, donde se identifica a Badoo, como la red más grande del mundo, ya que cuenta con 649 millones de usuarios; en segundo lugar, se encuentra Plenty of Fish, que alberga a 150 millones; por su parte, Happn tiene 70 millones de usuarios; y por último, Match.com, que cuenta con 60 millones y Tinder, con 50 millones.

En cuanto a Latinoamérica, aparte de Match.com, cuya sede principal está ubicada en Brasil, existen apps exitosas como Blindlove en Argentina, Layk en Colombia, Ilovia en Chile y MobieFriends en Perú.

¿Cómo funcionan estas plataformas?

Casi todas estas plataformas funcionan de la misma manera. Al entrar en ellas, el usuario debe registrarse y proporcionar datos como su edad, sexo e intereses. Algunas de estas apps piden datos como contextura, talla, color de cabello, color de ojos, entre otros atributos físicos. Sin embargo, también existen aplicaciones que unen parejas basándose en su tipo de personalidad, carácter y gustos afines. Todos estos datos forman parte de los algoritmos utilizados por estos aplicativos, con el fin de emparejar a los usuarios.

La mayoría de estas páginas o apps para encontrar pareja generan ingresos, a través de opciones premium, es decir acciones o contenidos exclusivos para usuarios que pagan por el servicio. Tinder, ofrece Tinder Premium que permite al usuario volver a ver a contactos descartados o ‘likeados’; mientras que, Mobifriends, también ofrece una versión de paga mejorada que permite a los usuarios aumentar las posibilidades para encontrar más parejas afines.

¿Por qué recurren a ellas?

Existen muchas razones, por las cuales millones de usuarios optan por conocer personas, a través de estas aplicaciones. La facilidad de encontrar una pareja o amigo con la opción de establecer una conversación, a partir de una primera señal de interés mutuo (o conseguir un match) es una de las principales. Asimismo, estas plataformas, ofrecen ventajas, como el uso de herramientas tecnológicas que desde la comodidad de su casa permiten a una diversidad de usuarios elegir a su potencial compañero, a partir de la selección de perfiles, que cuentan con fotografías y un resumen de las principales aficiones e intereses.

Otro aspecto importante es la posibilidad de contactar a una mayor cantidad de personas que, difícilmente podrían conocerse de manera presencial, por tanto, al no existir límites geográficos ni temporales, se abre un abanico de opciones inimaginables sin el uso de estas aplicaciones.

Proceso de enamoramiento y relaciones descartables en apps

De acuerdo con el psicólogo Óscar Morales, terapeuta de parejas y familia, el proceso de enamoramiento “más que cambiar, ha agregado un punto más al inicio; es decir, estas aplicaciones de citas en línea han añadido dos cosas en torno a las relaciones: el tema del primer contacto y la necesidad de poder encontrar a alguien”. Esta afirmación se basa en la premisa de que en lo que respecta al tema de “contacto”, las personas que están buscando este tipo de aplicativos quieren establecer parte de la cultura del latinoamericano promedio, el cual necesita afecto.

Por su parte, el doctor Fiestas, sostiene que las relaciones mediante las apps de citas en línea son un fenómeno común al tiempo que estamos viviendo.

“Ahora estamos buscando lo fácil. El hecho de que todo esté supeditado a imágenes está haciendo que lleguemos a un mundo vacío. Tenemos que adecuarnos a estos tiempos para conseguir expresar lo humano”, sugiere el especialista.

A ello, el terapeuta Morales agrega que, actualmente, se ha impuesto la cultura del descarte. En lo que refiere a la ruptura de relaciones duraderas a causa del surgimiento de dichos sitios en línea para encontrar pareja o amistades, el doctor Fiestas expresa que una aventura virtual no puede romper con una relación de 15 o 5 años.

“Una aventura puede ser muy atractiva. Las personas que buscan salir de algo, es cuando no se sienten bien estando juntas. Es allí cuando buscan aventuras. Pero, si ambos tienen proyectos compartidos y están embarcados en construir algo juntos, una aventura virtual no puede con eso”, puntualiza.

El psicólogo Morales afirma que la cultura del consumismo ha llevado a que las relaciones se vuelvan descartables. De este modo, ya que la persona tiene múltiples opciones (app datings), en caso la relación se complique, la descarta.

Perfil de los usuarios

Al respecto, también podemos hablar de un posible patrón de personalidades en los usuarios. La mayoría de estudios realizados en torno a este tema, señalan que las personas que acuden a este tipo de sitios web y aplicaciones tienen un perfil psicológico específico.

El psicólogo Fiestas señala que muchas de las personas asiduas a estas aplicaciones sienten que tienen desventaja frente a otros, ya sea por su apariencia o por su dificultad para relacionarse, y terminan escudándose tras una pantalla.

El psicólogo Morales indica que las personalidades con rasgos de tipo dependiente son las más recurrentes a los sitios de citas. Estas personas se caracterizan por tener la necesidad de una compañía. Así, muchas de ellas, al verse obligados a aislarse no tuvieron más remedio que recurrir a estos aplicativos para sentir esa cercanía con alguien.

Al contrario, Leif Edward Ottesen Kennair, profesor del departamento de Psicología de Norwegian University of Science and Technology, NTNU., sostiene que “… en gran medida las personas que las utilizan (las aplicaciones de citas) son las mismas que intentan conseguir citas de la forma tradicional”.

Diversidad de usuarios

Si bien, en un principio, las dating apps tenían como público objetivo a los más jóvenes y heterosexuales; actualmente, su red de usuarios se ha diversificado, a la vez que se han creado apps cuyo target es mucho más específico.

Muchas aplicaciones agregaron más opciones a su apartado de orientación sexual, permitiendo que gays, lesbianas y, en algunos casos, transexuales, también encuentren su pareja más afín. Sin embargo, para ambos casos, esta iniciativa ha resultado poco satisfactoria y deficiente.

En una entrevista con Celina Koekenbie, fundadora de la app lésbica MagLes, ella mencionó que “en todas las apps, hay hombres que se hacen pasar por mujeres y, claro, eso es muy incómodo para las chicas”, de ahí que en su página se use un sistema de códigos de acceso, que únicamente se consiguen previa evaluación.

Esta situación sucede inclusive en las páginas gays que incluyen a toda la comunidad LGBTIQ como Grindr, LGBTQutie y Scruff. Por ello, así como MagLes, han aparecido apps únicamente para lesbianas como Ginger’L y Scissr; mientras que, para el caso de chicos gays, aparecieron Growlr y Chappy. Una opción única para personas trans es Transdr.

Exclusividad para todos

Pero no todos los creadores de aplicaciones se han enfocado en el aspecto de la orientación sexual, sino que también han atendido la necesidad de exclusividad de grupos bastante peculiares.

Wooplus es una app para gente que usa tallas grandes; JSwipe, para judíos; Christian Dating, para solteros de la comunidad cristiana; Animalear, para quienes comparten su amor por los animales; The League, para estudiantes y graduados de las universidades Ivy LeagueSolteros con nivel, un sitio de citas para adultos con un nivel de educación alto. También encontramos Solteros 50, para adultos mayores de 50 años y Vip Dating Perú, para profesionales y ejecutivos; ambas páginas peruanas.

Matchs en Pandemia

Sean las que sean las razones por las que personas de todo el mundo optan por las dating apps, lo cierto es que, durante la pandemia, la cantidad de usuarios de estos sitios aumentó. Personas que, incluso, nunca antes habían optado por estas alternativas.

Según datos de un estudio hecho por Smartme Analytics, Badoo incrementó 52%, Wapo 34%, Grindr 24% y Tinder hasta un 94%.

Al respecto, el psicólogo Oscar Morales opina que estas aplicaciones funcionaron como una válvula de escape durante el periodo de aislamiento.

Y, el especialista en relaciones familiares y de pareja José Fiestas expone que una de las principales causas de afluencia a estos aplicativos es la necesidad innata de afectividad en el ser humano.

Según estudios preliminares del Ministerio de Salud del Perú(Minsa), durante la pandemia del coronavirus, el 70% de peruanos ha visto afectada su salud mental. Las personas han informado sobre síntomas como agotamiento, ansiedad, estrés, irritabilidad, insomnio, poca concentración, ira y bajo estado de ánimo. Una situación que es aún peor para aquellas personas, que ya sufrían de trastornos como depresión, ansiedad o Trastorno Límite de la Personalidad antes del confinamiento, pues su enfermedad puede alcanzar niveles muy críticos.

Dada la situación de estas personas, es probable que opten por calmar sus sentimientos de soledad, suerte de vacío y demás sensaciones negativas recurriendo a estas aplicaciones. Sin embargo, en vez de encontrar calma a sus sentimientos, podrían resultar más afectados psicológicamente.

El doctor Morales refiere que las personas con estructuras de personalidad dependiente son las más propensas a recurrir a este tipo de aplicaciones, y quienes pueden salir más afectadas.

Citas Rápidas: lo digital como medio para lo real

En el 2015, Pamela Sotomayor creó la página Citas Rápidas.com. El caso de esta plataforma de citas difiere de otras, puesto aquí se utiliza la virtualidad solamente como un medio de registro, ya que las citas deben llevarse a cabo de manera presencial.

El mecanismo de funcionamiento de esta página consiste en el registro del usuario. El potencial participante debe brindar sus datos personales y un pago de 85 soles. Estos datos son revisados posteriormente para confirmar que son verdaderos. Tras validar los datos, se pacta un encuentro en un restaurante o bar, en donde los participantes tendrán de 10 a 15 minutos para hablar, después pasarán con otra persona, y así sucesivamente hasta encontrar a alguien que sea de su agrado.

Pamela Sotomayor, creadora de este sitio web, afirma que su plataforma estratifica a sus usuarios por edades. El rango mínimo es de 25 años. La fundadora comenta que procura que entre las parejas no haya más de diez años de diferencia, o, como ella misma dice “procuramos que hayan nacido en la misma década para que compartan gustos afines”.

El caso de este sitio web para encontrar pareja, se encuentra en un punto intermedio entre lo digital y lo real, puesto que usan las herramientas digitales solo  para registrar a sus usuarios, ya que los encuentros, se llevan a cabo de manera física. Sotomayor comenta que por la pandemia, estos encuentros se están llevando a cabo a través de teleconferencias.

La creadora de Citas Rápidas.com narra que ha encontrado muchos beneficios en las citas por teleconferencia. La dinámica sigue siendo la misma: parejas que van rotando hasta encontrar a alguien afín a su personalidad. Sin embargo, Sotomayor afirma que al no ser presenciales, estas citas se abren a más lugares del mundo. Ella insiste en que antes de la pandemia, los encuentros se realizaban solamente entre peruanos. Ahora, la nueva realidad ha abierto las posibilidades a extranjeros.

El lado oscuro de las dating apps

La tecnología es muy beneficiosa por las facilidades indicadas previamente; sin embargo, de acuerdo con el especialista José Fiestas, existen personas que suelen darle un uso perverso. No todo es color de rosa en estos sitios para lograr contactos y establecer relaciones. A veces, algunos usuarios, se han llevado más de un susto por recurrir a estas plataformas. «El peor de los escenarios para una persona que utiliza estas apps es toparse con la realidad de que la persona con la que estuvo hablando, no es la misma persona, o incluso peor, es una persona que se hizo pasar por alguien con fines macabros».

Al respecto, el Psic. Morales afirma que muchas personas que acceden a estas plataformas pueden ser vulneradas al no saber quien está al otro lado de la pantalla.

Seguridad vs Citas online

Algunos testimonios

Los criterios que tuve en cuenta para escoger a esa persona (en las apps dating) fueron las fotos.

María Teresa Lozano (23 años)

Prefiero las citas presenciales, a las virtuales

Juancho Saravia (22 años)

También puedes visitar:

4 consejos para mantener tu negocio en tiempos de incertidumbre

El ajedrez lucha por mantenerse vivo a pesar del coronavirus en Piura

Por: Jennifer Morote, Betsabé Saavedra y Martín Tocto