Se observan islas de sedimentos en el río Piura desde el Puente Cáceres o Cuarto puente. Fotografía: Nicole Yamaguchi

No importa si vas caminando, en auto o en transporte público. Todo Piura puede notar, sin hacer el menor esfuerzo, los estragos que han dejado las lluvias del fenómeno de El Niño Costero en la ciudad. Las personas que aquí residen, no están sorprendidas por las terribles consecuencias. Sin embargo, frente a una inminente amenaza del fenómeno de El Niño Global, ¿los piuranos repetirán su historia?

Al lado de cualquier calle o avenida es imposible no encontrarse con «cráteres» enormes en medio de las pistas. Huecos que hasta rozan lo utópico por la magnitud de su tamaño y por el poco tiempo en que se han formado. Sumado a ello, se encuentra el colapso de desagües. Sí, aguas contaminadas que salen a la luz poco después de las lluvias. Entonces, los ciudadanos enfrentan no solo uno sino dos problemas: pistas con hoyos enormes que ahora se llenan de podredumbre y se convierten en focos infecciosos de gran magnitud, provocando plagas de moscas, zancudos, cucarachas y más.

Desagües colapsados el 03 de junio inundaron la Av. Las Casuarinas en la urbanización Santa María del Pinar, Piura, Perú. Video: Nicole Yamaguchi

Cuencas ciegas se activan debido a fuertes lluvias

Por otro lado, en la ciudad existen aproximadamente cien cuencas ciegas identificadas. Una cuenca ciega es, básicamente, depresiones en un terreno que no posee un desfogue natural de agua y, de presentarse lluvias de magnitud extraordinaria, saturan el suelo perdiendo infiltración y, como consecuencia, inundándose. 

Esto significa que existen cien puntos potencialmente inundables en Piura. Cien puntos en los que, inevitablemente, el agua quedará empozada y no podrá drenarse naturalmente. Se debe hacer hincapié en naturalmente, pues dos cuencas ciegas importantes como El Chilcal e Ignacio Merino, cuentan con casetas de bombeo diseñadas especialmente para situaciones de emergencia como las que se han presentado hace poco. Sin embargo, están inoperativas. 

Infografía de daños ocasionados en Piura por las fuertes lluvias de enero a abril de 2023

De acuerdo a un informe presentado por la Defensoría del Pueblo en el pasado mes de abril, tan solo por las lluvias ocurridas el día 2 y 4 de abril de 2023 se identificaron familias afectadas y damnificadas, así como viviendas, instituciones y colegios perjudicados e incluso postes de alumbrado público y pozos a tierra inundados o humedecidos.

Además el reporte comunica que se crearon nuevas acumulaciones de aguas pluviales y residuales, y como consecuencia de ello se incrementaron los vectores del zancudo transmisor del dengue y plagas de moscas.

Esto constituye una grave afectación de los derechos fundamentales de la población

Defensoría del Pueblo

Para más información sobre cuencas ciegas haga clic aquí.

Escasez de agua potable

La situación no termina ahí, recientemente diversos distritos en Piura, como Veintiséis de Octubre y Miraflores, no contaban con agua potable. La Defensoría del Pueblo afirmó que durante el periodo de lluvias en diversas ocasiones se generó la suspensión de energía eléctrica y del servicio de agua.

Sí, es difícil imaginar no tener servicio básico de agua en una ciudad que es inherentemente calurosa y aún más difícil imaginar no tener este servicio cuando se está afrontando una crisis y el agua, precisamente, es de vital importancia para todos.

Vecinos del asentamiento humano La Primavera ubicado en el distrito de Castilla-Piura, comprando agua debido a desabastecimiento de la EPS Grau
Fotografía: Rotafono RPP

Según el ingeniero Martín Palma, la reserva de Poechos, la obra hidráulica más grande de Perú, tiene la capacidad de abastecer a toda la ciudad de Piura. Pese a ello la Entidad Prestadora de Servicios de Saneamiento Grau, continúa cortando el servicio de agua y cobrando por ello, afirman vecinos de Veintiséis de Octubre, Laguna del Chipe, Miraflores y otros.

Sobre ello, Luis Neyra, gobernador regional de Piura, manifestó a través de la agencia Andina en marzo de este año que desde el fenómeno de El Niño en 2017 hasta ahora “no se han podido concretar proyectos de manejo integral del río Piura, ni los drenajes pluviales para Piura, Castilla y Veintiséis de Octubre, a cargo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios”.

Cabe preguntarse entonces, ¿son realmente las lluvias el origen de todos estos problemas que, pese a ser recientes, no son novedad para la ciudad?

Piura y sus antecedentes históricos de fenómenos climatológicos

Para resolver esta interrogante debemos hacer un recorrido al pasado. Históricamente en los últimos cinco siglos han habido por lo menos 120 Fenómenos de El Niño en el país.  Antonio Raimondi, reconocido investigador, escribió en el siglo XIX lo siguiente: «Los estudios de sedimentos y la paleontología señalan que el Fenómeno El Niño ocurre por lo menos desde hace 40, 000 años».

Además, a finales del mismo siglo e inicios del siglo XX, se estableció que el calentamiento anormal de la costa peruana y las fuertes lluvias asociadas estaban vinculados a la llamada «corriente del Niño».

Fragmento de texto elaborado por Antonio Raimondi, siglo XIX. Fuente: “El fenómeno El Niño en Perú”, SENAMHI, 2014.

Por lo tanto, está comprobado no solo que esta anomalía climatológica ha sucedido antes sino también que continuará pasando. Teniendo en cuenta esto, debemos pasar al siguiente punto: el río Piura. 

Diferencias entre fenómeno de El Niño Global y Costero

Además este documento histórico, estableció el concepto de Fenómeno de El Niño, definiéndolo como el calentamiento anormal de la costa norte peruana, que estaba inherentemente asociado a la llamada «corriente del Niño», y a fuertes lluvias asociadas.

Por otro lado, el fenómeno de El Niño Global genera consecuencias a nivel mundial, estos impactos incluyen a nuestra región altoandina. La diferencia con el fenómeno anteriormente mencionado es que el Global afectará no solo a la costa sino también a los Andes y Amazonía causando efectos como sequía, aumento de nevadas y granizo.

Sus semejanzas radican en que ambos eventos climáticos causan un incremento en la temperatura promedio superficial del mar y esta alza se da de manera constante en el mar de Perú y Ecuador.

El río Piura y su necesaria salida al mar

El ingeniero Eduardo Woodman Eguiguren, escribió un documento en 2002 denominado «Una Amenaza Provocada», dicho escrito explicaba que la vía por la que se evacúan al mar las cuencas pluviales son los ríos. Mencionaba además, que «en años de abundantes lluvias, estos se desbordarán e inundarán terrenos ribereños y centros poblados establecidos en ellos«. Woodman planteaba también que para evitar esto, el hombre procuraba encauzar el río, construyendo diques o defensas y estableciéndose cursos que dirijan al río lo más directamente posible al mar.

«El río Piura es la vía por donde se evacúan las aguas del acuífero que abarca un área de aproximadamente 20,000 kilómetros cuadrados. En años de abundantes lluvias se convierte en una amenaza de inundación para las zonas bajas de su valle»

Eduardo Woodman
Eduardo Woodman pasó gran parte de su vida impulsando la creación de una salida al mar para el río Piura.

Una de las conclusiones más importantes y relevantes a las que llega Eduardo Woodman, vigente incluso 20 años más tarde, es que, con el fin de evitar inundaciones, se han efectuado costosas obras de diques ribereños pero no se ha tenido en cuenta que, tan importante como lo son estas, es el evacuarlo al mar por la vía más directa posible. Agregó que en los últimos cien años, el hombre ha obstaculizado el discurrir del río Piura, estableciendo presas o tapas, cambiando su curso y llevándolo por recorridos más largos y, por último, a que no evacúe en el mar, con lo que lo ha convertido en una amenaza provocada.

Para entender el porqué del desborde del río Piura en la actualidad, el ingeniero Jorge Reyes conversó con Enfoque Directo sobre este tema.

El especialista en hidráulica, comparó el Fenómeno de El Niño de 1998 con el de 2017. En 1998, el río Piura soportó un caudal que se acercó a los 4000 metros cúbicos por segundo, pese a ello, como se aprecia en la fotografía a continuación, el río no llegó a desbordarse. 

Puente Cáceres o Cuarto puente durante el fenómeno de El Niño en 1998. Fuente: Ingeniero Jorge Reyes

Sin embargo, en 2017, Piura no corrió con la misma suerte. Pese a que cayeron 500 metros cúbicos de lluvia por segundo menos, el desborde del río fue inevitable. 

Puente Cáceres se desborda durante el fenómeno de El Niño en 2017. Fuente: Ingeniero Jorge Reyes

Reyes explica que el desborde de 2017 se debe a los sedimentos acumulados en el río. Pero, ¿qué es un sedimento? Según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), los sedimentos son materia que, habiendo estado suspendida en un líquido, se deposita en el fondo por su mayor peso.

Veamos la definición de sedimento con una explicación mucho más simple.

@enfoquedirecto

Sobre el desborde del río Piura, hicimos un ejemplo simple de una de las medidas de solución que se pueden tomar. Para más información visita nuestra página web en https://enfoquedirecto.pe RioPiura Lluvias FEN

♬ sonido original – Enfoque Directo – Enfoque Directo

Fenómeno de El Niño Global y medidas inmediatas

Entonces ¿Por qué debería preocuparnos que se aproxime un nuevo fenómeno climatológico?

El pasado 08 de junio, el poder Ejecutivo oficializó el estado de emergencia ante un riesgo inminente por el fenómeno de El Niño Global después de que el gobierno de Estados Unidos anunciara que el mundo entero ya había entrado en el período de este cambio climatológico. Alertando además que aumentará el riesgo de lluvias intensas y sequía en distintos lugares del planeta. Puedes ingresar al enlace oficial aquí.

La medida del gobierno peruano se aplicó en 18 regiones, incluyendo Piura. 

Teniendo en cuenta la oficialización del estado de emergencia, que durará 60 días, las autoridades tienen que aprovechar el poco tiempo de calma que queda para planear medidas de mitigación y ejecutarlas. 

Sí, es cierto que el desborde potencial del río Piura causaría daños irreparables, pero también es cierto que el río Piura ha beneficiado a muchos sectores, dándole vida a la región. La prioridad en este momento es ayudar al río a llevar el agua pluvial. 

Este es el panorama que enfrentamos.

Consecuencias considerables

Piero Bengoa, estudiante de la Facultad de Comunicaciones en la Universidad de Piura fue uno de los cientos de afectados por las lluvias que azotaron la región Piura. Nos cuenta los estragos que causó en él y su familia el Fenómeno de El Niño y el temor de un futuro incierto que se avecina.

Testimonio de Piero Bengoa, afectado por lluvias de fenómeno de El Niño Costero 2023

Esto es solo un testimonio que refleja la terrible realidad de las personas afectadas por la falta de atención y prevención ante este tipo de situaciones. Como Piero, hay cientos de familias que, ante un eventual Fenómeno de El Niño Global, tendrán que enfrentar las graves consecuencias y, en muchos casos, dejar sus hogares.

Soluciones

Podemos evitar que la historia se repita. Como lo mencionan Piero Bengoa y el ingeniero Eduardo Palma, estamos ante un evento que ha ocurrido a lo largo de los siglos en la región Piura, se necesita prestar atención al pasado para poder mejorar un presente y aprender a construir un mejor futuro.

Los ingenieros Martín Palma, Jorge Reyes y el anteriormente mencionado Eduardo Palma, coincidieron respecto a las medidas que se deben tomar para solucionar los problemas anteriormente planteados.

La primera, y la que la mayoría de los especialistas reclama, es la de una salida al mar. En términos simples, la salida al mar ayudaría al río Piura a desfogar una gran cantidad de agua para evitar su desborde.

Sin embargo, los ingenieros mencionan que no sería suficiente, también se tiene que implementar un proceso de descolmatación, retirar los sedimentos que llevan años acumulados en el río para poder darle profundidad y que este sea capaz de soportar un mayor caudal de agua.

Por último, Jorge Reyes menciona que otra de las medidas sería construir más reservas de agua. Así, cuando el río llegue a su capacidad máxima, se podría drenar el agua sobrante y una vez terminado el periodo de lluvias devolverla al río para que siga su curso natural.

La situación actual es alarmante: es como leer cientos de veces el mismo libro sabiendo cuál es el final que se avecina. Estamos viviendo nuevamente el mismo evento. Necesitamos y debemos cambiar el rumbo de la historia. No podemos dejar que, nuevamente, la región Piura otra vez se vea devastada.

Debemos pensar en los cientos de familias que quedarán sin hogares o los trabajadores que no podrían obtener ingresos a sus familias. Como ciudadanos tenemos que expresar activamente nuestras necesidades, esto es fundamental para lograr que las autoridades presten atención a lo que realmente importa. ¡El llamado es ahora!